¿Por qué Jeremy está en la cárcel y “Melino” no?

Mientras que en diferentes lugares del mundo continúan legalizando y despenalizando el uso de la marihuana, en Puerto Rico se continúa llevando a los tribunales los portadores de esta planta.

Hace ya casi un año el tema de la despenalización se levantó cuando (como a muchos otros) sentenciaron a cuatro años de cárcel a un joven que llevaba consigo un gramo de marihuana. Asimismo, esta semana se levantan más interrogantes cuando alguien que vendió una libra de la misma sustancia no pasará ni un día en la cárcel.

Antes de llegar a conclusiones y de levantar pasiones, hagamos un recuento de los hechos.

Por un lado, nos encontramos con Jeremy Ruiz Tomassini, un joven de 23 años que aceptó el cargo de culpabilidad y aceptó una sentencia de cuatro años en prisión por encender y compartir un cigarillo de marihuana. Según se informó, la posesión de la sustancia ocurrió frente a los predios de una escuela, lo que se convierte en un agravante. Medios han informado que los hechos ocurrieron en una zona donde se grabó todo, y, además, un agente encubierto tuvo interacción con él.

screenshot20150901at33525pm-2be0e5e5cd7aa6335d601739a5d0733a.jpg
Ruiz Tomassini fue ingresado en octubre de 2014 a la cárcel Guerrero en Aguadilla por el delito de posesión de marihuana en un área recreativa (en violación al artículo 411 de la Ley de Sustancias Controladas).

Por el otro lado, se encuentra Manuel Felípez Aponte, de 22 años, quien fue grabado en  agosto de 2014 vendiendo una libra de marihuana a un agente encubierto a cambio de $2,200, por lo que fue puesto bajo arresto en abril de este año por cargos de posesión de sustancias controladas con intención de distribución. También se le confiscó un vehículo Lexus y se le impuso una fianza de $40,000.

907a3cb0619e831c125dc2ddf3f586b4-d411291dc71adafb78b75a95a952c540.jpg
El joven, hijo de la merenguera Melina León, quedó libre luego de prestar el 10 % de la fianza establecida. Más adelante se determinó que había causa para juicio por distribución y venta de sustancias controladas.

La defensa del joven, al que también conocen como "Melino", alcanzó un acuerdo mediante el cual él se declaró culpable de un cargo de posesión simple de sustancias controladas. Originalmente, se le habían imputado cargos graves por realizar una transacción de drogas con un agente encubierto, pero el cargo se reclasificó a uno de posesión simple.

La fiscalía sugirió que el hijo de la intérprete de "Mujeres liberadas" fuera referido a Drug Court. De ser aceptado en este programa de desvío, el Ministerio Público propuso que el joven preste una multa de $4,000 además de $2,200 (la cantidad pagada en la transacción de drogas), aporte una pena especial de $100, cumpla con seis meses de trabajo voluntario y tome los cursos relacionados con la adicción a sustancias controladas que ofrece la Administración de Servicios de Salud Mental y Contra la Adicción (Assmca). De cumplir satisfactoriamente el programa, podría obtener un récord limpio. De no ser aceptado en el programa Drug Court, según la fiscalía, el delito podría ser reclasificado.

Entonces, dado el hecho de que en Puerto Rico la mayoría de los casos que reciben exposición pública relacionados con la posesión de marihuana culminan con jóvenes en la cárcel, eran muchos los que imaginaban que Felípez Aponte cumpliría una pena de cárcel. OJO: no estoy hablando de lo que es correcto o no. Tampoco estoy diciendo que se lo merecía. Simplemente lo estoy poniendo en perspectiva, ya que la diferencia en ambos levantó un sinnúmero de interrogantes en las redes sociales. Es por eso que hoy EL CALCE explora por qué Jeremy sí está en la cárcel y “Melino” no.

ohiodrugcourts-8c0dc2bf5a4722c5c960a89a3b8c00b2.jpg
Primero, ¿qué es Drug Court? Según se explica en el portal de La Rama Judicial de Puerto Rico, los Salones Especializados en Casos de Sustancias Controladas o Drug Courts atienden a personas acusadas de delitos relacionados al uso y abuso de sustancias controladas y alcohol. Para el Drug Court cualifican las siguientes probatorias especiales:

  • Regla 247.1 de las Reglas de Procedimiento Criminal de Puerto Rico
  • Artículo 404 B de la Ley de Sustancias Controladas de Puerto Rico
  • Artículo 3.6 de la Ley para la Prevención e Intervención con la Violencia Doméstica

Los criterios para ser parte del programa son: (1) Acusación de un delito grave no violento. (2) Ser adicto a sustancias controladas. (3) Interés y disposición de recibir tratamiento y cumplir con las condiciones de la probatoria especial: conlleva hacer alegación de culpabilidad bajo la probatoria que corresponda. (4) Historial criminal limitado y no violento, si alguno.

La licenciada Shadiff Repullo, líder del movimiento Free Juana, alegó que "el delito de distribución no aplica para el Drug Court, que es el programa que le enviaron a Melino. A Jeremy no le dieron tal opción, le dijeron que era cárcel obligatoria. A él (Jeremy) le incautaron menos de un gramo y no estaba vendiendo, y no le reclasificaron el delito". Por su parte, Federico Rentas, exdirector ejecutivo de la Sociedad para la Asistencia Legal (SAL) explicó que "el programa es para usuarios de drogas. Si da negativo a todas la pruebas, él ("Melino") no cualifica para Drug Court. Pero sí puede, entonces, cualificar para un 404(b), que es un tipo de probatoria especial que, al igual que en el Drug Court, si termina sin incurrir en un nuevo delito puede borrarse el récord al final".

Aclarado este dato, y para responder a la interrogante de por qué Jeremy sí está en la cárcel y “Melino” no, EL CALCE continuó la conversación con Federico Rentas, quien actualmente es profesor de Proceso Penal en la Escuela de Derecho de la Universidad Interamericana.

"Hay que ver las acusaciones de cada quien. Por ejemplo, Jeremy estuvo imputado por un delito que no se podía negociar porque a él le imputaron un 411(a), que es posesión con intención de distribuir pero cerca de una escuela o de un área recreativa a menos de una distancia que establece la ley. Así que empezó con un delito peor, porque es un delito que, para comenzar, no se puede negociar que fue lo que se hizo en el caso del otro joven ("Melino"), porque la ley lo prohíbe. La pena por ese delito (el de Jeremy) es más alta que la pena a la que se exponía el otro joven, y la pena es de cárcel en años naturales, así que tiene un sinnúmero de elementos que lo hacen más grave. Esto, a pesar de que el otro, supuestamente, vendió una libra", expresó Rentas y agregó que "la legislación entiende que ofende un bien mayor si se vende, aunque sea un cigarrillo de marihuana, cerca de una escuela o una instalación deportiva".

Rentas explicó que el hijo de la cantante "estuvo imputado de un delito de venta a un agente encubierto que es un 401, de la ley de sustancias controladas, que, aunque la pena es alta, como es marihuana, es menor y ese sí se puede negociar. La ley no impide que ese tipo de delitos entre en un tipo de negociación bajo la regla 72 de procedimiento criminal".

Según explicó Rentas, en Puerto Rico, nueve de cada diez casos se resuelven mediante alegaciones pre-acordadas "porque si no se congestionarían los tribunales".  "Lo que pasa es que la gente desconoce que hasta asesinatos se pueden negociar. Esa es la ley. Sin embargo, un cigarrillo de marihuana cerca de una escuela o de una cancha no se puede negociar. Son los sinsentidos de la ley… Lo inexplicable no se puede explicar", dijo.

Por otra parte, en las redes sociales lo única razón por la que Felípez Aponte no tocará la cárcel es porque se trata del hijo de una cantante. Sin embargo, Rentas explicó que  "no lo enfocaría en que es el hijo de una figura pública, porque le pone un estigma innecesario al joven. Él no tiene la culpa de que su mamá cante", e insistió que, por lo general, esos casos se negocian, "a menos de que sea un caso de una cantidad mayor, y hasta casos de cantidades mayores yo he visto que se negocien. El joven de Aguadilla  tuvo la mala suerte de que su caso no puede entrar en ese tipo de negociación".

Esto nos lleva al tema de la despenalización y la legalización de la marihuana, ya que parece ser que los nombres no importan tanto como creemos y que el problema es la ley.

"No solo se debería legalizar la marihuana. Yo soy más liberal, en ese sentido, porque llevo 40 años viendo la tragedia que ha vivido el país. Ahora mismo, yo no creo que haya una familia que no la hayan tocado los casos de droga", opinó quien ha sido criminalista por cuarenta años y señaló también que "la droga no es mala en sí misma; la droga es mala porque la ley la prohíbe. Es una selección que ha hecho la sociedad puertorriqueña de prohibir la droga. No prohíbe el whiskey ni la cerveza. La gente se puede beber todo el ron que le dé la gana, pero sí prohíben la marihuana o lo que sea. Son cuestiones de qué es lo que la sociedad percibe que debe condenar y a veces son juicios moralistas, realmente". Agregó también que ingresar a jóvenes a la cárcel por posesión de marihuana "es un costo grande para el país, para la familia y para el joven".

Rentas culminó al dejar claro que considera que "ninguno (de los dos) debe ir preso por ese tipo de delito. Ni el hijo de la cantante ni el hijo de su papá y su mamá”.