Policía califica como escalamiento entrega de suministros

Dicen que los candados de las puertas corredizas de metal del almacén número 11 fueron forzadas ayer, sábado, para lograr acceso al interior

La Policía de Puerto Rico investiga como un escalamiento el acto de un grupo de ciudadanos que lograron acceso a un almacén en la La Guancha, en Ponce, que albergaba un sinnúmero de suministros que no fueron repartidos por el Gobierno desde el paso del huracán María por la isla.

Según se desprende de la querella, radicada por Paul Fourquet del Negociado de Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (NMEAD) los candados de las puertas corredizas de metal del almacén número 11 fueron forzadas ayer, sábado, para lograr acceso al interior donde se encontraban ayudas tales como paletas de agua expiradas en marzo 2019, estufas portátiles de gas, catres, toldos de FEMA, cajas de fórmula de bebé y pañales.

El sargento Miguel Fonseca, adscrito al Negociado de Investigaciones Especiales (NIE) tiene a cargo la pesquisa.

Ante el suceso, la Policía de Puerto Rico llegó ayer, sábado hasta el almacén de Ponce donde ciudadanos hallaron los suministros del gobierno y comenzaron a llevárselos. Según expresó el secretario de Estado, Elmer Román, y el de Seguridad Pública, Pedro Janer, no se arrestarán a personas por tomar los suministros.

“La instrucción es repartirlos en los refugios, ya las perosnas están allí hay que atender sus necesidades, lo que quede lo vamos a enviar a los refugios”, afirmó Román más temprano.

Como este almacén, el Negociado de Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (NMEAD) cuenta con otros siete almacenes alrededor de la isla y, según la agencia,“todos bien abastecidos”.

Ayer, sábado, ciudadanos denunciaron que el Gobierno estaba deteniendo ayudas en el almacén localizado en La Guancha, en Ponce, para ayudar a las áreas del sur más afectadas a causa de los recientes eventos sísmicos, mientras que el Negociado para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (NMEAD) admitió que el lugar alberga suministros expirados que no fueron utilizados  ni distribuidos en su totalidad desde el paso del huracán María, en el 2017.

Ante la indignación, ciudadanos rompieron las puertas logrando acceso al local, para conocer qué suministros se hallaban dentro del local, luego que se denunciara que el Gobierno estaba reteniendo las ayudas que albergan este almacén, entre ellos paletas de agua expirada desde el mes de marzo del 2019.

En el lugar se encuentran catres, duchas portátiles, estufas de gas, cilindros de gas, filtros de agua, entre otros artículos que han figuran entre las necesidades de la población del sur afectada por los terremotos.