Poeta Raquel Salas Rivera, boricua y latinx, triunfa en EEUU

The Associated Press habló con Raquel Salas, poeta boricua que ya lleva rato trotando en casa del trompo.

Raquel Salas Rivera piensa en poesía y cuando recita su obra siempre lo hace primero en español, no importa si su público hable el idioma o no.

“Hay algo muy deshonesto en borrar ese poema y sólo leer la traducción… El ritmo se pierde, el estilo”, considera la poeta laureada de Filadelfia, original de Puerto Rico, que el año pasado resultó finalista al Premio Nacional del Libro estadounidense por “Lo terciario” y el lunes obtuvo el premio literario LAMBDA a la poesía transgénero por el mismo poemario.

La razón principal por lo que lo hace, sin embargo, tiene que ver más con un “gesto” hacia los demás afuerinos.

 

Raquel Salas

Cuando uno migra, explicó en una entrevista telefónica reciente con The Associated Press, se ve obligado a aprender y pensar en un idioma que no es el suyo, “y si los inmigrantes pueden a diario navegar eso, pues los angloparlantes que no hablan otros idiomas pueden sentirse incómodos por unos minutos mientras leo un poema en español”.

Es una idea coherente con su obra, que se enfoca en la experiencia del inmigrante y en su identidad como boricua de género no-binario. (Salas Rivera prefiere que en inglés le identifiquen como “them” o “they”, pero al preguntarle cómo debíamos hacerlo en español, al traducirse esos pronombres como “ellos” o “ellas”, dijo que en este caso “ella” estaba bien).

La autora de 33 años se mudó hace siete a Filadelfia, donde acaba de terminar un doctorado en la Universidad de Pennsylvania y donde se ha abierto camino traduciendo sus obras del pasado y del presente. En abril, estuvo entre los 13 poetas laureados estatales y locales que recibirán este año becas de la Academia Estadounidense de Poetas.

Raquel Salas

Hija de poetas _ su madre es profesora de lingüística y aunque no ha publicado también escribe poesía _ cuenta que estuvo expuesta a las artes desde muy pequeña: al cine, a la literatura, a la música… “Aunque no tenían mucho dinero, sí tenían mucha riqueza cultural”, destacó de sus progenitores. De ahí a que cite entre sus influencias al poeta cubano José Martí y al cantautor dominicano Juan Luis Guerra, entre muchos otros.

Recuerda que su primer poema lo escribió cuando tenía unos 12 años, y que la primera vez que pensó en serio que quería “ser poeta” fue cuando descubrió la obra del afroestadounidense Langston Hughes. “Hay un (poema) que me movió mucho. Yo creo que el de ‘Dream Deferred’ es genial… pero también hay uno muy bello que se trata de la aurora en Alabama, ‘Daybreak in Alabama’ se llama, hermosísimo. Ese me impresionó mucho”.