PIP: "No seremos cómplices del inmovilismo colonial”

11733454102068384575810511730455928n803331437-f4b7f8231da202f6c5e874c9db8f2c34.jpg

El presidente ejecutivo del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Fernando Martín, reaccionó hoy a la invitación que hizo el gobierno para que la colectividad participe en la preparación de un plan fiscal y económico y señaló que la agrupación no será “cómplices del inmovilismo colonial”.

"No seremos cómplices del inmovilismo colonial ni de las políticas de castigo a los trabajadores y a los sectores más vulnerables", dijo Martin en una conferencia de prensa en la sede del PIP junto con Juan Dalmau, secretario general de la colectividad.

Martin expresó que "en la reunión que Rubén Berríos sostuvo con el gobernador (Alejandro García Padilla) y su equipo de reestructuración fiscal en Fortaleza, presentó dos condiciones para su participación: que no se adoptaran medidas de corte neoliberal contra la clase asalariada y trabajadora y dar pasos decisivos para atender la relación política colonial entre Estados Unidos y Puerto Rico”.

“La respuesta que recibimos de La Fortaleza, tal y como lo sospechábamos, fue una repleta de generalidades, sin ningún plan concreto y sin cumplir con los requerimientos que Rubén planteó", añadió.

6f8a11c786c444edb94e2ecb2588c1eb-0695cc5329f93cff0658c5a6cff3178b.gif

Dalmau puntualizó que es evidente que lo que persigue el gobernador “es crear la falsa impresión de acción consensuada con diversos sectores, mientras la realidad es que pretende imponer su inmovilismo colonial y su política neoliberal, a la que se oponen el movimiento sindical y los sectores más vulnerables del país”.

El también comisionado electoral del PIP opinó que “nuestro partido rechaza el desacreditado enfoque neoliberal del informe Krueger que el gobernador ya ha abrazado e insistimos que cualquier intento de superar la crisis que no se enfrente a la misma vez a la necesidad de ponerle fin al coloniaje está destinado al fracaso”.

Asimismó, repudió que el gobierno “continúe negándose a atender el problema de fondo: el problema de un régimen colonial que nos tiene maniatados para enfrentar la crisis”.

Para Martin, "mientras el gobierno actual persista en permanecer en negación frente a la apabullante y destructiva realidad del colonialismo, el país continuará por la ruta del deterioro económico y social. No seremos cómplices del inmovilismo colonial ni de las políticas de castigo a los trabajadores y a los sectores más vulnerables".