Pierluisi sugiere que tiene superpoderes para arreglar Pe Erre

En su juramentación, dijo que iba a lograr la estadidad.... como todos los exgobernadores novoprogresistas

Dennis Jones

Pedro Pierluisi Urrutia prometió cosas muy originales como lograr la estadidad para Puerto Rico y combatir la pobreza, corrupción y al COVID-19 como todo buen comienzo de una historia de acción.

En su juramentación, la que se dio a conocer la supuesta relación amorosa entre Luis Fortuño y Aníbal Acevedo Vilá, el gobernador electo, también, prometió dar prioridad a la educación, sacar al gobierno de la bancarrota y aliviar una profunda crisis económica como líder del Partido Nuevo Progresista (PNP).

“He escuchado a nuestra gente y reconozco la necesidad de un mejor gobierno”, dijo en su discurso.. “Necesito que todos luchemos contra nuestros enemigos en común”, y en ese momento bajó del cielo un rayo dándole poderes mágicos al gobernador, porque para cumplir con todo lo que prometió hace falta ser más que un simple humano.

La ceremonia del sábado representó el fin de un caótico periodo de cuatro años en el que Puerto Rico tuvo tres gobernadores, incluido el mismo Pierluisi durante un breve periodo luego de que el exgobernador Ricardo Rosselló renunció tras enormes protestas.

Entonces la incertidumbre reina en las mentes: ¿Este gobernador durará más que los anteriores? o ¿Será víctima de la maldición de la inestabilidad?

Pierluisi, de 61 años, se enfreta a los villanos de la historia una economía estancada, una legislatura dividida, la restructuración de la deuda pública de miles de millones de dólares y un territorio políticamente fracturado que se ha visto fuertemente afectado por la pandemia mientras batalla para recuperarse del paso de huracanes y de una serie de sismos.

“Les esperan a él y al país unos años bien difíciles”, dijo el analista político Mario Negrón. “La situación económica es crítica, y a pesar de que va a llegar un dinero del gobierno federal, a la gente se le olvida que a partir de febrero, se va a tener que empezar a pagar la deuda”, señaló.

Pierluisi, quien es conocido por ser conciliador, tendrá que usar sus nuevos poderes para liderar a una población descontenta y exhausta luego de obtener la menor cantidad de votos en la historia de Puerto Rico. Obtuvo cerca de 33 por ciento de los votos, respecto al casi 32 por ciento obtenido por Carlos Delgado del Partido Popular Democrático, lo que representa la primera ocasión de que ningún partido logró alcanzar el 40 por ciento de los votos.

Los nuevos y antiguos partidos políticos ganaron terreno durante los comicios de noviembre, sin que emergiera alguna mayoría clara en la legislatura de la isla, lo que significa que Pierluisi deberá demostrar sus nuevas capacidades para llegar a un consenso con los miembros de los otros cuatro partidos, dijo Negrón.

“Me gustaría pensar que en este momento de crisis política la gente va a crecer”, comentó. “La experiencia lo que me ha dicho es todo lo contrario”.