No hay jangueo y sigue la Ley Seca, Pierluisi también reduce aforo en tiendas y supermercados

El mandatario había anticipado que extendería las medidas implementadas ante el repunte impulsado por la variante Ómicron

El gobernador Pedro Pierluisi, en primer plano, junto al secretario de Salud, Carlos Mellado - Dennis A. Jones

Nota original publicada en Metro Puerto Rico

El gobernador Pedro Pierluisi extendió por dos semanas las restricciones vigentes en busca de controlar los contagios de Covid-19, en un día que se estableció un nuevo récord de personas hospitalizadas infectadas con el peligroso virus.

Como medida adicional, el mandatario limitó a 75% la capacidad de público autorizada en establecimientos que atienden público en interiores, como centros comerciales, supermercados y farmacias.

De igual forma, se mantendrá en vigor la ley seca entre las 12:00 a.m. a 5:00 a.m., al igual que el cierre para la mayoría de los comercios que atienden público en ese horario.

En los establecimientos cerrados que expenden comida y bebida, en tanto, se mantendrá el aforo permitido en un 50%, mientras que en los locales abiertos la ocupación será de un máximo de 75%.

La nueva orden ejecutiva se extenderá del 17 de enero al 2 de febrero.

Al mediodía, el Departamento de Salud reportó 905 hospitalizaciones entre adultas y pediátricas, estableciendo una nueva marca por séptimo día consecutivo. Entre ellos, la agencia informó de 123 pacientes de Covid-ingresados en unidades de cuidado intensivo, incluyendo seis casos pediátricos.

El promedio de muertes diarias atribuidas al Covid-19, en tanto, ya ascendía a 13, de acuerdo con los datos recopilados por la Coalición Científica.

La tasa de positividad, basada en pruebas moleculares, ubica en 36.1%. Aunque la estadística se ha reducido levemente en la pasada semana, tras llegar a rebasar el 39%, en pasados días, las proyecciones del Departamento de Salud anticipan que próximamente los pacientes de Covid-19 hospitalizados en el país superen los 1,000 por primera vez en la pandemia.