Pierluisi le exige a AGP que suelte el bono para los empleados

El presidente del Partido Nuevo Progresista (PNP), Pedro Pierluisi, exigió hoy al gobierno que le haga justicia a los empleados públicos honrando el pago del bono de Navidad que exige la ley.

"Los servidores públicos han sido llamados a hacer múltiples sacrificios ante la crisis fiscal del gobierno de Puerto Rico, incluyendo las disposiciones de la Ley 66 y las reducciones a sus beneficios de retiro.  Ellos son un componente esencial para que el aparato gubernamental funcione de manera efectiva, por lo que es necesario que se les honre el pago del bono que les confiere la ley," afirmó el presidente del PNP.

La pasada semana, La Fortaleza anunció que el gobierno no pagaría el bono de Navidad el viernes 4 de diciembre, como estaba estipulado, ya que al momento no tenían el dinero para hacer el pago y que podría hacerlo hasta el 20 de este mes.

El anuncio fue hecho a los empleados públicos a través de una carta circular del Departamento de Hacienda.

Pierluisi, quien también previamente ha hecho un llamado similar al Departamento de Hacienda para que cumpla con el pago de reintegros a los miles de contribuyentes puertorriqueños a quienes se les debe dinero que se les retuvo de más, explicó que el impacto de no pagar el bono de Navidad tendría serias repercusiones en los comercios locales durante diciembre.

"Hay que resaltar que típicamente nuestros servidores públicos utilizan ese dinero para hacer sus compras navideñas y costear los gastos característicos de esta época en la que nuestra gente comparte en reuniones y actividades familiares.  Ese dinero corre por nuestra economía ayudando al sector comercial a emplear a cientos de miles de buenos puertorriqueños", declaró Pierluisi.

Agregó que "la administración actual ha sido deficiente en estimar los recaudos, aún con las decenas de impuestos aprobados y el aumento en el IVU. Además, han sido inefectivos a la hora de manejar sus finanzas y de presupuestar adecuadamente para cumplir con las obligaciones del gobierno de Puerto Rico”.

Para el político, “es hora de que pongan la casa en orden y dejen de meterle la mano en el bolsillo a los servidores públicos que a diario laboran por Puerto Rico a pesar de los inmensos retos que enfrentan en sus lugares de trabajo”.