Personas transgénero que se operan tendrían una mejor salud mental

Un estudio evaluó el comportamiento de más de dos mil personas, diagnósticas con incongruencia de género.

Una estudio analizó a más de dos mil casos durante un período de diez años. - Pixabay

La batalla interna para una persona transgénero pasa por los tratamientos para resolver la incongruencia entre su cuerpo y percepción. Un nuevo estudio demuestra que la cirugía de afirmación podría tener un impacto positivo en su salud mental, según publica el American Journal of Psychiatry.

Los investigadores utilizaron el registro de población de Suecia, entre 2005 y 2015, y la base de datos nacional de atención médica para evaluar la información disponible sobre las 2.679 personas diagnosticadas con incongruencia de género.

Determinaron que estas personas “tenían aproximadamente seis veces más probabilidades de haber tenido una visita de atención médica para trastornos de estado de ánimo y ansiedad”. También eran tres veces más propensos a recibir antidepresivos y ansiólitos; así como seis veces más proclives a haber sido hospitalizados luego de un intento de suicidio.

Pero estos números bajaban considerablemente si se sometían a una cirugía de afirmación de género. “La asociación longitudinal entre la cirugía de afirmación de género y la reducción de la probabilidad de tratamiento de salud mental respalda la decisión de proporcionar cirugías de afirmación de género a las personas transgénero que las buscan”, afirman.

Tratamientos para una mejor salud mental

De los casos analizados, el 70% tomó hormonas, un 48% se sometió a cirugía de afirmación de género y el 97% recibió tratamiento hormonal. Según los científicos, liderados por Richard Bränström, profesor asociado en el departamento de Neurociencia Clínica en el Instituto Karolinska (Suecia), estos tratamientos pueden ayudar a la personas a alinear su cuerpo con su identidad de género.

Determinaron que mientras más tiempo transcurrió desde la operación, la persona necesitó menos algún tipo de tratamiento para su salud mental. La probabilidad se redujo en un 8% cada año entre 2005 y 2015.

Sin embargo, Bränström confesó a Newsweek estar sorprendido porque “incluso entre las personas transgénero tratadas hace 10 años, el riesgo de problemas de salud mental todavía era algo elevado”. Por ello, recomiendan “mejoras en el apoyo de salud mental brindado a este grupo”.