Pérate, ¿qué tú dices? Gobierno le pichea a investigaciones cenizas AES

Todo apunta a que, a pesar de que el Gobierno dijo que les interesaba resolver el asunto de los peligros de salud de las cenizas tóxicas en Peñuelas, se harán de la vista larga.
Según reseñó un artículo del diario La Perla del Sur, esta semana, la presidenta de la JCA, Tania Vázquez Rivera, indicó que un estudio de contaminación sería una investigación muy “abarcadora” y “costosa” para su agencia.
En el artículo de La Perla del Sur, escrito por Jason Rodríguez Rafal, se enfatiza que, a pesar de que los enfrentamientos por el traslado de miles de toneladas de cenizas tóxicas de carbón a Peñuelas acapararon la atención del país desde hace ya varios años y reactivaron la discusión pública sobre su peligrosidad durante 2017, luego del huracán María todo cambió.

De hecho, incluso antes del azote del temporal ya se veía una dejadez por meterle mano al asunto, a pesar de que se habían reavivado en comunidades los reclamos por el derecho a la salud.

Narra el reportaje que, como evidencia el récord legislativo a un año del huracán, una decena de medidas radicadas para fiscalizar el manejo de las cenizas en la isla quedó fuera de la “agenda apremiante” de representantes y senadores, sin explicación alguna.

Por ejemplo, había una investigación legislativa que escudriñaba la enmienda contractual entre la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) y la empresa AES Puerto Rico, que desde el 2015 le permite a la carbonera descartar en la isla -cada año- sobre 200 mil toneladas de cenizas de carbón.

En agosto de 2017, la Perla del Sur recordó que ya la AEE ya llevaba meses pichándole a entregar datos requeridos por la Comisión de Gobierno del Senado, entidad legislativa que investigaba el asunto. Asimismo, según el Segundo Informe Parcial de la Comisión que se radicó el 7 de diciembre de 2017, el patrón de obstrucción no solo continuó, si no que se agravó en meses sucesivos. Durante todo el año, la AEE incumplió reiteradamente con peticiones de documentos y minutas e ignoró comunicaciones escritas y telefónicas, y proveyó respuestas evasivas e incompletas a preguntas directas de los legisladores.

aescenizas01ins-16eff4adfdb197f21f2031a2dc352e67.jpg
A pesar de una orden del año pasado, la AES nunca cubrió la inmensa montaña de cenizas que mantiene a la intemperie a pesar de la amenaza del paso de la tormenta Beryl. /Inter News Service

Ahora mismo, lo que hay es la Resolución 541 del Senado, que extiende el periodo de vigencia de la investigación hasta el final de la séptima sesión ordinaria, que concluye el 30 de junio de 2020, la última antes de que finalice el cuatrienio. Al momento, la Comisión tampoco ha coordinado una segunda vista pública para dar continuidad al proceso.

Según informó La Perla del Sur, al menos 10 proyectos legislativos vinculados al manejo de las cenizas de carbón en Puerto Rico no han sido atendidos por comisiones de Cámara y Senado, a pesar de que algunos de ellos fueron radicados hace 19 meses. Entre ellos figuran la Resolución Conjunta de la Cámara 61 y la Resolución Conjunta del Senado 63, presentadas en febrero de 2017 por los legisladores independentistas Denis Márquez Lebrón y Juan Dalmau Ramírez. Ambas medidas – ignoradas por casi dos años en la Comisión de Agricultura, Recursos Naturales y Asuntos Ambientales de la Cámara, y en la Comisión de Salud Ambiental y Recursos Naturales del Senado – pretenden crear un inventario de los lugares en la isla donde se han descartado cenizas de carbón.

LEE LA NOTA DE LA PERLA DEL SUR PULSANDO AQUÍ 

Mientras tanto, otras tres medidas para realizar estudios de salud e impacto ambiental en las comunidades próximas a la carbonera de Guayama y al vertedero en Peñuelas tampoco han prosperado en la asamblea legislativa. De estas resalta la Resolución Conjunta de la Cámara 52, radicada en febrero de 2017 por los representantes José Meléndez Ortiz, Víctor Torres González, Juan Morales Rodríguez y Samuel Pagán Cuadrado.

La pieza pedía al Departamento de Salud y a la Junta de Calidad Ambiental (JCA) que realizaran estudios para determinar si los alrededores de la planta de AES en Guayama y el vertedero de Peñuelas están contaminados con metales pesados u otras sustancias noscivas a la salud. Tras 19 meses de espera, la medida provocó una vista pública el pasado lunes.

screenshot20161219at72009pm1200x600-481d7ea7bb2b1f49823912b757ccb427.jpg

En una ponencia escrita que envió a la vista la presidenta de la JCA, Tania Vázquez Rivera , se minimizó la peligrosidad de las cenizas producidas por AES, según resaltó La Perla del Sur: “Investigaciones como estas requieren cantidades millonarias de dinero, con los cuales no cuenta la JCA”, escribió la titular de la agencia. El Departamento de Salud, mientras tanto, no envió representante a la vista.

Curiosamente, en julio del año pasado, el gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, anunció varias medidas para buscar alternativas para la disposición de las cenizas que produce la generación de energía con carbón en la empresa Applied Energy Systems (AES).

El primer ejecutivo convirtió hoy en Ley el Proyecto del Senado 81 que establece la política pública de la presente Administración para prohibir el depósito y disposición de cenizas de carbón o residuos de combustión de carbón que no tienen usos comerciales beneficiosos ni los permisos de rigor de la Junta de Calidad Ambiental y la Agencia Federal de Protección Ambiental (EPA, por su sigla en inglés). Aquel anuncio se hizo con bombos y platillos.

De igual forma, en diciembre de 2016, el Tribunal Supremo de Puerto Rico había dado el visto bueno a una ordenanza del Municipio de Peñuelas que prohibía el depósito de cenizas de carbón en su jurisdicción.

“El Municipio de Peñuelas está facultado para regular o prohibir el uso y manejo de agregado manufacturado a base de cenizas producto de la quema de carbón dentro de sus límites territoriales, pues no ha controvertido en forma alguna la política pública del Estado, según delineada por la JCA”, lee parte de la opinión del Tribunal Supremo.