Ciencia: ¿qué pasa si una parte de tu cerebro deja de funcionar?

Muchas veces nos referimos al cerebro como la computadora que controla nuestro cuerpo, sin embargo esa analogía no es tan real

Gracias a mi cerebro puedo escribir estas líneas, gracias al tuyo, puedes leer lo que escribí.

El cerebro es sin duda uno de los órganos más importantes del cuerpo por todas las funciones que dirige y por si fuera poco es el único que ha sido capaz de estudiarse a sí mismo.

Centro de comando

La evolución hizo a nuestros cerebros lo que son: para el tamaño de nuestro cuerpo, el cerebro es relativamente grande.

El neocórtex es una de esas partes del cerebro, que le debemos a la evolución: ahí residen ciertas funciones como el lenguaje, el pensamiento consciente, la percepción sensorial, así como el razonamiento espacial y el control de movimientos voluntarios.

Es la parte plegada que cubre al cerebro y contiene unos 14 mil millones de neuronas.

El neocórtex no es exclusivo de nuestra especie: existe en otros mamíferos y algunos primates lo tienen bastante desarrollado, pero no tanto como los seres humanos.

Si algo no funciona bien ahí, es seguro que muchas cosas no vayan bien; se sabe que si hay daños en ciertas regiones de la corteza, se pierde la capacidad de recordar conceptos o palabras.

Cerebro

Espejito, espejito

El neocórtex es parte de la corteza cerebral que recubre a los dos hemisferios cerebrales. De manera común se piensa que cumplen funciones muy diferentes, pero en realidad sus diferencias de función son mínimas.

Cada uno de los hemisferios se divide en seis lóbulos y si algunas de sus partes no están completas o se dañan, hay problemas neurológicos.

La prosopagnosia o ceguera de los rostros es una condición que hace que las personas no pueden reconocer las caras de otros, o incluso la suya al verse un espejo. No es un problema de la vista, sino un fallo neurológico por daños en el lóbulo temporal.

Un caso de prosopagnosia es lo que le da título al libro del neurólogo y divulgador Oliver Sacks, El hombre que confundió a su mujer con un sombrero.

Casos como este tienen que ver con daños en regiones del cerebro, pero ¿qué pasa si falta una parte completa?

cerebro

Error 404

Aunque no son muy comunes sí hay casos documentados donde falta una parte del cerebro: como el de una mujer china que no tenía cerebelo, una estructura compacta que está localizada en la parte inferior del cerebro, entre los hemisferios.

Representa apenas el 10% de la masa cerebral, pero contiene el 50% de las neuronas; una de sus funciones principales es controlar las órdenes que manda la corteza cerebral a nuestro aparato locomotor.

La mujer en cuestión había nacido así, pero vivió 24 años sin saberlo, hasta que fue al hospital porque por mucho tiempo había tenido mareos.

Ahí le hicieron estudios de imagen del cerebro y los médicos descubrieron asombrados que carecía por completo de cerebelo.

Aunque había llevado una vida más o menos normal, ella y su familia sí notaron algunas señales de que algo andaba mal: el habla se le desarrolló después de los 6 años y tenía problemas motrices y de coordinación.

Pero en general se piensa que si falta una parte tan importante del cerebro las consecuencias sean mayores: descoordinación total, discapacidad mental o incluso que no sea posible la sobrevivencia del individuo.

Sin embargo, casos así muestran que el cerebro no funciona del todo como una computadora: si a una máquina le falta un componente, deja de funcionar; pero nuestro cerebro es mucho más flexible, se adapta para compensar las carencias. Qué bueno que sea así.