Padre desempleado con tatuaje en la cara clama por auxilio

Mark Cropp, de Auckland, Nueva Zelanda, apenas tenía 15 años de edad cuando cometió el crimen que lo envió a prisión por dos años, lejos de su esposa y su hija por nacer.

"A mi esposa Taneia le faltaba solo un mes para parir, y no teníamos ningún sitio a dónde mudarnos, así que cometí un crimen – y nunca volví a ver mi bebé de nuevo", dijo Cropp en una entrevista reciente con el New Zealand Herald.

Su crimen fue sacarle un cuchillo a un turista que no quiso completar una transacción de marihuana. Fue procesado por la ciudad de Auckland, sentenciado a dos años. Entró a prisión a los 17 años de edad, con una nena de casi dos años.

Un día, ante tanto badtrip y borracho con &#39pitorro&#39 carcelario, Cropp se tatuó DEVAST8 ("Devastar") en la cara. Cumplió su condena, salió de preso. Y ahora no consigue trabajo.

paymarkcropp-ecea5e91d19b712c3e793f2f77dc2533.jpg
(Facebook)

Fue entrevistado por el New Zealand Herald. ¿Conseguirá trabajo?

download11-015a9765a4551f754c3fa0188f81e161.jpg

download21-5d50dbdece797579d727c6f146453523.jpg

download3-2dc698086817b78da70a06db8c73c4b9.jpg

El padre de familia de Auckland, Australia ha acudido a las redes sociales en auxilio pues no consigue trabajo debido a un tatuaje que se hizo en la cara a los 17 años de edad, en la cárcel y borracho con pitorro carcelario.

"Quiero trabajar pero hay una cosa que me detiene, y ese es el tatuaje en mi cara", escribió Cropp en la página de Facebook de la ciudad de Auckland.

markcroppfacebook-fbc79af41d3fe0f8fa0280e59ad42481.jpg

¿Conseguirá trabajo? Seguiremos informando.