Obispo se quejó por ley que permite que parejas del mismo sexo adopten

El obispo de Arecibo, monseñor Daniel Fernández Torres, lamentó la firma de la nueva ley de adopción, que a su juicio “abre las puertas a que las parejas no casadas y las parejas del mismo sexo puedan adoptar”, según dijo el clérigo en una historia de InterNews Service.

“La nueva ley cambia lo que había sido la jurisprudencia hasta el momento, que establecía que el requisito del matrimonio iba en el mejor bienestar del menor (Pérez Vega versus Procuradora Especial de Relaciones de Familia [99TSPR64])”, recordó el prelado.

El obispo arecibeño reiteró que “por ley natural, los niños tienen derecho a un papá y a una mamá, por lo que las leyes escritas por los hombres no pueden cambiar la verdad sobre la naturaleza humana”.

“Reconocemos los puntos positivos que pueda tener la ley, como la reducción del tiempo para adoptar. Sin embargo, el deseo de los adultos no puede ir por encima del mejor bienestar de los niños y su derecho fundamental a un padre y una madre”,

obispodanielfernandez-991ee3dbd52a1f47bfa29b584e785a6e.jpg

En esa línea, recordó que “para los políticos católicos la protección del matrimonio, la familia y los derechos naturales de los niños debe ser un punto sobre el que no deben negociar, pues se trata del futuro mismo de la sociedad”.

Con el propósito de integrar en un solo estatuto las disposiciones que rigen la adopción en la Isla, el gobernador Ricardo Rosselló Nevares firmó hoy el Proyecto de la Cámara 29 para crear la Ley de Adopción de Puerto Rico.

El proyecto de la autoría del presidente de la Cámara de Representantes, Carlos “Johnny” Méndez, pretende agilizar, uniformar y flexibilizar el proceso de adopción para las familias puertorriqueñas.

“Viví en carne propia la burocracia del proceso, pues mi caso de adopción se tardó 19 años en ser completado. Fueron 19 años de espera, y le doy gracias a Dios que tuve unos padres adoptantes que perseveraron. Agradezco al gobernador por dejar en el pasado ese proceso arcaico, delineando uno verdaderamente justo, atemperado a la realidad del siglo XXI y que convertirá en realidad los anhelos de miles de niños”, señaló el presidente de la Cámara de Representantes.

Además, la ley permite que personas no casadas o parejas homosexuales puedan adoptar de manera conjunta un menor de edad, cónsono a la orden emitida por el Tribunal Supremo federal a esos efectos.

“Esta medida la trabajamos de la mano del presidente cameral, siguiendo las guías de lo que prometimos en el Plan para Puerto Rico. No puedo pensar en una persona más idónea que el compañero Johnny Méndez para manejar este importante tema con la sensibilidad que le caracteriza”, expresó el primer mandatario.

unnamed25-9faf747d7b22a079d14373d822833286.jpg

Mediante esta ley se crea un sistema de refugio seguro el cual promueve que una madre biológica pueda entregar a su recién nacido en una institución hospitalaria sin que tenga el temor de ser procesada por el delito de abandono.

A su vez, con la medida se incorporan las agencias de adopción como entidades permitidas para servir como refugio seguro si están acogidas al programa de entregas voluntarias.

Asimismo, la ley flexibiliza el proceso de adopción al enmendar el Código Civil para permitir que personas no casadas puedan adoptar de forma conjunta.

De esta forma, se aumentan las posibilidades de adoptar una mayor cantidad de menores en custodia del Estado y formar una familia, al ampliar el universo de adoptantes disponibles.

La nueva ley también crea el Registro Estatal Voluntario de Adopción, en el cual se podrán identificar a tiempo cuántas personas están interesadas y cualificadas para adoptar a un menor y qué menores están sujetos a ser adoptados.

Este estatuto además aclara y uniforma el proceso que se llevará a cabo en los tribunales ante la privación de la patria potestad cuando se trabajan casos de adopción donde los menores se encuentren bajo la custodia legal del Departamento de la Familia por la existencia de un caso de maltrato ante el Tribunal.

Además, se establece claramente que se puede privar a un padre con patria potestad en un caso de maltrato, cuando sea parte interventora o se haya sometido a la jurisdicción del Tribunal durante el proceso, sea o no parte promovida.

“Aunque se han hecho avances significativos luego de la Ley de Adopción de 2009, este proceso aún es tedioso, burocrático y no toma como prioridad el bienestar del menor. La adopción brinda una segunda oportunidad de vida a la niñez para que pueda crecer en un ambiente familiar. Mi aprecio y respeto particular al presidente de la Cámara, quien vivió este proceso personalmente y es vivo ejemplo de la necesidad de los cambios que convertimos hoy en ley”, indicó Rosselló Nevares.

image3-4d1f7a9eae1fbceb7b297013d766f7ec.jpg

Por su parte, el presidente de la Cámara destacó que “este es un momento histórico”.

“Hoy damos un regalo de esperanza y de protección para los cientos de niños que viven en Puerto Rico y esperan ser adoptados. Hoy, el sueño de una familia, que ha luchado contra viento y marea por dar un regalo de amor, se encuentra mucho más cerca. Hoy hacemos la diferencia en la vida de un niño, facilitando el proceso de unirlo a una familia”, sostuvo el líder cameral.

De igual forma, Méndez añadió que “esta ley deja clara la nueva política pública y la tramitación final de toda adopción en un término no mayor a 60 días. Esto hace que, en vez de esperar hasta años, podemos tener en tan solo dos meses la creación de una nueva familia, la cual es fundamental para nuestra sociedad”.

“Viví en carne propia la burocracia del proceso, pues mi caso de adopción se tardó 19 años en ser completado. Fueron 19 años de espera, y le doy gracias a Dios que tuve unos padres adoptantes que perseveraron. Agradezco al gobernador por dejar en el pasado ese proceso arcaico, delineando uno verdaderamente justo, atemperado a la realidad del siglo XXI y que convertirá en realidad los anhelos de miles de niños”, concluyó el presidente de la Cámara de Representantes.