No meta la religión en todo y deje al cannabis tranquilo

160086949-ea4c19c5f8d73e7419b6a173f0f76ff6.jpg

Esta semana comenzó de la manera correcta: con la medicalización de la marihuana.

¿Que si creo que es una movida política más que salubrista? Totalmente. El gobe de seguro pensó: “Ahora sí que sí, los mafuteros van a votar por mí”. Así que, antes de celebrar el hecho de que se acaba de dar un paso importante que abre la puerta a la despenalización y legalización de la marihuana, voy a tomar un segundo para recordarle a mi querido y coqueto Alejandro que los que fuman no pierden la conciencia, así que, de todas maneras, puede que no le regalen su voto.

Pero nada, vamos a lo que vinimos. Es normal que decisiones como esta causen opiniones divididas. El problema lo tengo cuando personas con la oportunidad de crear opinión en la isla defienden su punto de vista con argumentos que me hacen virar los ojos, respirar hondo y desear tirar el televisor por la ventana. Mis niños, en este momento histórico (en el que tenemos acceso a una cantidad increíble de información) su argumento no puede ser “porque eso está mal” o “porque a Dios no le gusta”.

Entonces, esta semana vi por primera vez “Los 6 de la tarde”, un programa que tiene la misma creatividad y originalidad que el programa de Danilo Beauchamp y Francis Rosas. El tema del panel era la medicalización de la marihuana y, en honor a la verdad, todos defendieron su opinión de manera razonable menos el primer amor de muchos boricuas: La Taína.

screenshot20150506at10330am-d9ce8bc12bd1f0c7e47a44aa2d28e4b8.jpg

Para empezar, cuando habló de la marihuana como medicamento hizo esa expresión de comillas que uno hace con las manos y que, obviamente, es una muestra bien grande de profesionalismo. Y es que les digo, desde que ella arrancó a hablar, yo sabía que la cosa iba pa’ abajo más rápido que bajar en patines por las cuestas de El Yunque. O sea, está comprobado científicamente que el cannabis es un medicamento… Pero La Taína sabe más que los doctores y tiene que poner entre comillas el término “medicamento”.

“Creo que hay muchos medicamentos para el dolor y no hay que añadir otro más, especialmente como este”, dijo esa muchachita… El suspiro que di cuando escuché esto se tiene que haber escuchado en el estudio de Univisión. ¡Hay que educarse antes de opinar! Claro que hay un chorro de medicamentos para el dolor y muchos (por no decir la mayoría), no solo son negativos para salud, sino que crean una adicción descomunal. No escucho a nadie quejándose de los efectos secundarios de la Percocet o la gran dependencia que crea el Ambien.

Ella añadió que no cree que “debemos estar trayendo dique más medicamentos, debemos quitar medicamentos”. En ese comentario considero que tiene parte de razón ya que hay muchos medicamentos que deberían reevaluar y analizar si deben continuar disponibles, pero me perdió con el “dique”… Mano, no sean mala leche y malos compañeros, díganle que “dique” no es una palabra. Es más no es ni regionalismo. Eso no existe. Lo dijo como cuatro veces durante su intervención. ¡Que lo deje de decir!

Por otra parte, La Taína agregó también que utilizó marihuana y que le trajo consecuencias negativas. A mí me gustaría saber qué consecuencias tan negativas le trajo el uso de esta planta. En serio, no estoy tratando de ser sarcástica, quiero saber pues a lo mejor aprendo algo que no sé. Porque, hasta el momento, no he escuchado de alguien que le haya pasado algo trágico por el uso de la marihuana, lo que sí sé es que las personas más creativas que conozco la consumen y, por el lado medicinal, hay casos y casos que demuestran que el cannabis ayuda a pacientes con cáncer y epilepsia, entre mucho otros… De verdad, quiero saber qué le pasó a la exmodelo por culpa de la marihuana.

Ella dijo que, dentro de la medicina, lo único que ella vería como un avance sería que encuentren la cura para las enfermedades. Chica, eso sería hermoso, —es más, siempre he pensado que estas curas existen pero, pues, nuestras enfermedades son el negocio de otros— pero en lo que nos dicen cómo curarnos, hay que encontrar la manera de sufrir menos. El cannabis logra eso.

“Creo en un médico de excelencia y se llama Dios”, dijo. Eso está bien. Yo fui la primera que cuando estaba en el hospital cerré los ojos y le pedí a Dios que convenciera al doctor de dejarme ir. Pero ese Dios es el que creó al hombre con la habilidad de crear medicamentos… Ah, y sin contar que la marihuana es una planta y en Génesis 1:11 se explica que Dios dijo: “Produzca la tierra hierba verde, hierba que dé semilla; árbol de fruto que dé fruto según su género, que su semilla esté en él, sobre la tierra. Y fue así”.

Y no me vengan con que porque tiene una condición no puedo debatir con ella. Al momento que La Taína decidió ser parte de un panel de opinión, abrió la puerta a la discusión de ideas.

Mi problema aquí no es que ella esté en contra de la medicalización de la marihuana, sino que estaba ofreciendo los mismos argumentos que ofrecen los moralistas que andan con gringolas puestas. Sonó como una persona que no tiene idea de lo que está pasando en el mundo científico. Creo que es algo irresponsable tener en los medios a personas que hablan de un tema que es relativamente político, con una opinión basada en religión. Es momento de que entiendan que el estado y la iglesia son dos organismos separados.

Está bien tener ciertas convicciones. Pero estamos ante unos medios obsesionados con meter la religión en todo. Mire, Dios no lo va a castigar por darse dos cachás. Usted no va a ir al infierno por darle un brownie con pasto a su papá que no puede caminar del dolor, o por darle cannabis a su mamá que no puede bregar con los efectos secundarios de una quimioterapia. No meta la religión en todo y deje al cannabis tranquilo. Si, total, al fin y al cabo, es usted quien decide si usarlo o no… Nadie lo obliga.