Ni triunfo de Nigeria cambia clima de funeral en Argentina

El triunfo de Nigeria abrió una luz de esperanza para Argentina en la Copa Mundial, pero no bastó para mejorar el clima de funeral que rodea al equipo de Jorge Sampaoli.

Los jugadores salieron el sábado al campo de entrenamiento de Bronnitsy con cabeza gacha y rostros de pocos amigos. Se creía que al pasar los días tras la derrota 3-0 ante Croacia y luego la victoria de los nigerianos sobre Islandia el viernes levantaría el ánimo del grupo y ayudaría a despejar el sinfín de rumores negativos que rodean a la Albiceleste.

El primero en salir fue Sampaoli, señalado como máximo responsable de la anarquía futbolística que aqueja al seleccionado por los cambios reiterados de esquema e intérpretes. Recorrió el campo junto a uno de sus colaboradores hasta el extremo opuesto de donde se ubicaron las cámaras. Dio algunas indicaciones y esperó la llegada de los futbolistas.