Nacionalistas dicen que la Junta del Imperio anula elecciones

La dirigente nacionalista María Cristina Meneses-Albizu Campos consideró hoy que la imposición por Estados Unidos de una junta de control fiscal al gobierno de Puerto Rico inhabilita las celebración de las elecciones generales del próximo 8 de noviembre.

“Si la junta manda en todo, ¿para qué las elecciones? ¿Para qué continuar con la ficción de un gobierno propio que perpetúa la colonia?”, planteó la socióloga miembro de la dirección del Partido Nacionalista de Puerto Rico-Movimiento Liberador (PNPR-ML).

A su juicio, lo que ha hecho la aprobación de la legislación Promesa, siglas en inglés de la ley de Supervisión, Gestión y Estabilidad Económica de Puerto Rico, es confirmar que “los puertorriqueños no tenemos ningún poder sobre nuestro país y sobre nuestro futuro”.

“Frente a la junta se impone no votar en las próximas elecciones coloniales, no colaborar con el imperio”, exhortó Meneses-Albizu Campos, al considerar que el gobierno isleño se torna en “un mero adorno, totalmente inoperante ya que no decide sobre el presupuesto, política educativa, laboral, comercial, en fin nada trascendente”.

06100604zf44vg48mz59-4384ce8143636c6099fab5a719184f98.jpg

La dirigente política recordó la postura institucional del Partido Nacionalista, desde la época en que Pedro Albizu Campos (1891-1965) lo encabezaba, de que con el establecimiento en 1952 del Estado Libre Asociado (ELA) “nunca hubo pacto ni poderes en manos de la nación boricua, pues Estados Unidos manda en cielo, mar y tierra puertorriqueños”.

“El gobierno de Puerto Rico es un conjunto de funcionarios, elegidos por puertorriqueños, pero no responsables a ellos; no sirve a los intereses de sus electores sino a los de sus amos y sus propios bolsillos”.

Trajo a colación expresiones de Albizu Campos en el sentido de que “sabia es la política yanqui que sabe buscar buenos instrumentos para su ejecución”.

La junta de control fiscal estará integrada por siete miembros nombrados por el Congreso y el Presidente de Estados Unidos, mientras que el Gobernador tendrá un asiento sin derecho a la determinación final de los que se establezca con relación al presupuesto y al curso económico de Puerto Rico.

La portavoz del PNPR-ML afirmó que en Puerto Rico “se vive el momento del desencanto con los partidos políticos, con los políticos y el gobierno colonial”.

“Algunos creen que la junta viene a poner orden al desorden que han creado los puertorriqueños y ven con buenos ojos su presencia. Otros pretenden liderar protestas frente a la junta, sin tocar la colonia que es la causa de su presencia”, refirió Meneses-Albizu Campos.

Expresó que varias organizaciones políticas creen que pueden aprovechar el desencanto para ir preparando el terreno de las próximas elecciones, cuando frente a la imposición del organismo de control fiscal y económico procede “no votar en las próximas elecciones coloniales, no colaborar con el imperio y su política de manipulación”.

Además, propuso desarrollar una estrategia liberadora, una revolución pasiva y la denuncia a nivel internacional que la colonia es el mal y la junta de control fiscal una manifestación de ella.

“Puerto Rico debe entrar en un verdadero proceso de descolonización que le permita ser dueño de su futuro”, expuso Meneses-Albizu Campos.