Palabras religiosas podrían vincularse a la idea de que las mujeres son débiles

Un estudio científico identificó rasgos de sexismo “benevolente” al estar expuestos a estos conceptos.

Instagram / @TheLittleHours

Religión y sexo se encuentran conceptualmente en polos opuestos. Pero un estudio psicológico ha demostrado que una breve exposición a palabras religiosas podría aumentar el apoyo a creencias sexistas “políticamente correctas” sobre las mujeres.

La mujer es débil, dependiente y necesita protección. El hombre es fuerte, poderoso e inteligente. Afirmaciones como estas encajan en el concepto de sexismo benevolente, diseñado para justificar la dominación del hombre sobre la mujer.

“La exposición pequeña a las palabras religiosas, especialmente aquellas asociadas con seres sobrenaturales como Dios y el ángel, puede alterar brevemente los sentimientos hacia las mujeres", dijo la autora del estudio, Megan Haggard, profesora asistente en la Universidad Francis Marion.

La investigación, publicada en la revista Psychology of Religion and Spirituality, examinó cómo una breve activación de conceptos religiosos influye en el respaldo a las creencias sexistas.

Mujeres “protegidas”

Se realizaron cuatro experimentos con 670 participantes, 384 belgas y 286 estadounidenses. A unos se les pidió que descifraran oraciones que contenían palabras religiosas, y a otros descifrar oraciones sin palabras religiosas.

A los participantes del tercer y cuarto experimento se les mostró letras por separado y se les solicitó decidir rápidamente si la serie de letras formaba o no alguna palabra.

Los resultados fueron reveladores. Las personas preparadas con palabras religiosas tenían mayor probabilidad de respaldar afirmaciones como “las mujeres deben ser apreciadas y protegidas por los hombres”. La tendencia se mantuvo indistintamente entre participantes teístas y ateos.

Los investigadores concluyeron, entonces, que una sutil exposición a las palabras religiosas judeocristianas puede aumentar el apoyo de las actitudes sexistas entre hombres y mujeres.

Sexismo como recompensa

El sexismo benevolente puede verse como una recompensa para aquellas mujeres que se ajustan a las nociones prescritas de división de roles de género dentro de una sociedad patriarcal”, señaló Haggard.

“Esencialmente, elogia a las mujeres por ajustarse a los roles que los hombres les permiten tener”, agregó.

La autora destacó que grupos judeocristianos aún practican y predican roles diferentes y desiguales para hombres y mujeres.