Monjas que usan marihuana: "Es un regalo de Dios"

No están afiliadas a la Iglesia Católica

Este grupo de grupo de monjas que les vamos a presentar se ordenaron en el 2014 y no responden a la Iglesia Católica. No son monjas ordinarias. Estas monjas aman la marihuana.

Esta orden tiene su sede en el Valle Central de California, donde florece su mini imperio de yerba. Su inclinación es más espiritual que religiosa y más compasiva que punitiva. Las hermanas están manejando un negocio exitoso y exaltando las virtudes de la marihuana, mientras viven en una comunidad de hermandad compartida.

Todo comenzó cuando la hermana Kate se mudó de Wisconsin a California en 2009. Ella y su hermano crearon un colectivo de marihuana llamado Caregrowers, pero con el tiempo se sintió atraída por la creación de tipos de marihuana que podrían brindar a los usuarios los mismos beneficios de salud sin fumar. Después de trabajar con otras mujeres en el colectivo, la hermana Kate encontró la necesidad de crear su orden.

Ellas creen en los poderes curativos del cannabis.

VIDEO