Monja se roba millonaria cifra desde colegio y se lo gasta jugando en casinos

La monja se robó una millonaria cifra del colegio en donde era directora para ir a jugar a casinos. Todo esto, pese a que había realizado un voto de pobreza, por lo que debía mantener una vida de austeridad.

Mary Margaret Kreuper, una monja que en la actualidad se encuentra jubilada, llegó a un acuerdo con la justicia en donde se declaró culpable de cargos de fraude y lavado de dinero tras robarse 835 mil dólares de un colegio en Estados Unidos.

Según informa CBS Los Ángeles, la mujer de 79 años fue hasta el 2018 la directora de la escuela St James, en donde se mantuvo en dicho cargo durante 28 años.

Y durante un periodo de 10 años, Kreuper robó dinero de los fondos escolares para hacer gastos personales, incluidos viajes a jugar en casinos.

Todo esto aprovechando que ella era la encargada de controlar el dinero que recibía la escuela tanto por el pago de matriculas y honorarios, como por donaciones caritativas. También, manejaba las cuentas de una cooperativa de crédito, una de ahorros para la escuela y otra que se usaba para los gastos de manutención de las demás monjas que trabajaban en el colegio.

Lo curioso es que Kreuper había realizado un voto de pobreza, por lo que debía mantener una vida de austeridad.

En los detalles del acuerdo con la justicia, la mujer afirmó que utilizó el dinero "para pagar grandes gastos de juego incurridos en los casinos y ciertos cargos de tarjetas de crédito".

Además, reconoció que falsificó informes mensuales y anuales a la administración de la escuela para encubrir la conducta fraudulenta, señalando que hizo creer a todos en la escuela que los dineros "se contabilizaron adecuadamente y que sus activos financieros estaban debidamente protegidos".

La mujer también fue acusada de ordenar a los trabajadores del colegio de alterar y destruir registros financieros durante una auditoría que se le realizó al establecimiento.

Cabe mencionar que tras declararse culpable, la retirada monja podría cumplir un castigo de hasta 40 años de prisión.