Melanie y Daniely: orgullos dorados de la generación del ‘Yo no me dejo’

"Sin el apoyo del pueblo no estaríamos aquí..."

Quizás, cuando usted se sentó a ver la competencia de tenis de mesa de equipo el sábado pasado conocía a Adriana Díaz. Pero ese día le tocó conocer a otras dos jóvenes utuadeñas: Melanie Díaz, hermana mayor de Adriana, y Daniely Ríos, que es también como si fuera hermana de ellas.

Estas tres muchachas demostraron lo que Adriana ya había comentado en sus redes sociales, haciéndose eco de las palabras de Bad Bunny: “somos la generación del yo no me dejo”.

“Nuestra generación ha demostrado lo que es luchar por sus derechos y sueños y no tener miedo a defenderlos”, le comentó Daniely a Metro.
“Más que nada, se trata de saber lo que queremos y no parar hasta conseguirlo. Eso es lo que resalta más de esta generación fajona que lucha por lo que quiere”, agregó Melanie.

Tanto Melanie como Daniely tienen el gran reto ahora de clasificar a los Juegos Olímpicos de Tokio. Ya Adriana, con su medalla dorada en competencia individual en los Juegos Panamericanos, alcanzó la clasificación. Ahora, el ímpetu está ahí para alcanzar esos otros dos boletos olímpicos.

tenis de mesa

“Mi meta siempre ha sido llegar a unos Olímpicos, y espero clasificar a Tokio, para volver a representar a Puerto Rico junto a mi hermana y junto a Daniely”, subrayó Melanie, quien entiende que la confianza en su juego mejoró muchísimo tras ese impresionante triunfo dorado en Lima 2019, cuando ganó tres sets al hilo a la brasileña Bruna Takahashi, en ruta al oro.

“Llevaba mucho preparándome para estos Juegos. Mi papá y mi sicóloga me ayudaron mucho. Lo que pasó en Lima fue el fruto de muchos años trabajando. Creo que mejoró mi confianza”, apostilló.

Daniely, mientras tanto, resaltó que “estos juegos me sirvieron para ver cómo estoy a nivel Panamericano. Di todo de mí en los partidos. Las Olimpiadas es ahora mi mayor meta”.

Ellas saben que tienen un poderoso aliado en su esquina: el pueblo de Puerto Rico, que ya las vitorean como heroínas de una generación que no sabe lo que es echar hacia atrás.

“Que nos vean así me llena de alegría. De cierto modo pudimos llevarle felicidad en estos momentos difíciles que atraviesa el país. A Puerto Rico y a Utuado no me queda nada más que decir gracias. Siempre estaré agradecida por ello”, manifestó Daniely.

“Es un honor que nos vean de esta manera. Sin el apoyo del pueblo no estaríamos aquí. Eso es lo más importante para nosotras como atletas”, resumió Melanie.