Mayra Montero le contesta a Senado académico de UPR de Cayey tras castigo impuesto

El drama en la Isla del Encanto es la orden del día.

Desde los papelones en la vistas de transición, hasta la confirmación sin más, de la esposa de la Jueza Presidenta como jueza del Tribunal de Apelaciones, esta semana las redes sociales están calientes.

Pues resulta, que nos hemos enterado que el Senado Académico de la Universidad de Cayey decidió sacar de la lista de lectores magistrales a la escritora y columnista, Mayra Montero.

Según la resolución del cuerpo colegiado, Montero ha utilizado su columna para menospreciar a aquellos que protestan en contra de las injusticias, el discrimen, el racismo y tantos otros problemas que aquejan a nuestra sociedad en hoy en día.

La resolución fue aprobada y con ella se enmendó la Certificación 69 del 2015-2016 para eliminar a Montero de la lista de candidatos para dictar la lección magistral entre los años académicos del 2016 al 2018.

1535065318771391425197456903666948098234949n388x500-137fda9158217cca5d1f53769393a754.jpg

A raíz de esta movida, ELCALCE.COM tuvo acceso a una réplica que le cursó Montero al Senado en respuestas a su resolución. Según supimos, la cartita fue enviada por correo electrónico a la dirección grupal del Senado de los Toritos.

Aquí la reproducimos de forma íntegra:

Distinguidos señores del Senado Académico,

Ha causado gran consternación en esta servidora que el Senado Académico de Cayey, en su reunión ordinaria del jueves 17 de noviembre (cuando apenas superaba yo la resaca de un nuevo cumpleaños, ya que cumplí el 16 y lo celebré con mis perros y gatos hasta altas horas de la madrugara del 17), considerara enmendar la Certificación 69 (2015-16), a fin de apartar mi nombre de "la lista de candidatos para dictar la Lección Magistral de los años académicos 2016-2017 y 2017-2018".

Se me acusa de que, a través de mis escritos, he estado "devaluando y menospreciando las voces de aquellos que denuncian las injusticias, el discrimen, el racismo y tantos otros problemas que aquejan a nuestra sociedad hoy en día" (cita textual del documento).

Lamento profundamente que no se me hiciera partícipe directa de tan infausta nueva, y que tuviera que enterarme por terceras personas de la atroz sanción que se me ha propinado. No obstante, con resignación y pena, acepto el castigo impuesto, y pregunto, con la mayor humildad (mayor imposible), si es que podré aspirar a que me incluyan en la "lista de candidatos para dictar la Lección Magistral" de los años 2018-2019 y 2019-2020.

De lo contrario, si hasta eso se me niega, exijo que se me incluya en la lista para el 2023-2024, ya que en los años 2020-2021, y 2021-2022, estaré embarcada en un fuerte proyecto literario que me obliga a vivir casi todo el tiempo en los Urales. Para esa época a lo mejor puedo estar por teleconferencia (hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad), pero no lo sé.

Sé que Sylvia Tubéns Castillo, Secretaria Ejecutiva del Senado Académico, tuvo el honor de tramitar la certificación. Pero les encarezco humildemente que me informen a quien debo esta sanción que acepto con la vista puesta en la pared, incrédula, conmovida y bizca. Creo que soy la primera defenestrada de una lista de candidatos a dictar lecciones magistrales en la historia de todos los senados académicos del País. Qué digo del País, ¡del mundo! Y por unanimidad, que duele el doble, porque no hubo uno solo que se abstuviera.

Gracias, a pesar de todo, gracias.

Con mi respeto y alta consideración, queda de ustedes, hasta 2023-2024, si Dios lo permite y ustedes me levantan la fetua que me han puesto, Mayra Montero Ref. Certificación #25 (que jugaré al Pega 2) Senado Académico, Universidad de Puerto Rico en Cayey.

Autorizo a circular y divulgar esta carta. Mayra Montero."

 El drama ha generado un debate entre la libertad de cátedra, la discusión y el debate de ideas y cómo la libertad de expresión chocan en un entorno académico. En el pasado las lecciones magistrales, tanto en Puerto Rico como en otras partes del mundo, se han utilizado para generar debate y exponer a las comunidades universitarias a ideas, no necesariamente representadas en los contornos universitarios.