Mayor diversidad entre los entrenadores de la NBA

La silla de entrenador en la NBA se nota un poco más diversa.

La próxima semana, cuando la temporada se ponga en marcha, la liga tendrá a su primer entrenador nacido y formado fuera de Norteamérica y a su primer hispano nombrado de forma permanente.

Existe también la posibilidad de que pronto alguien como Becky Hammon se convierta en la primera mujer en dirigir a un equipo de la NBA.

“No tiene nada que ver con cuotas o algo así, solo de gente que está calificada para los puestos y recibe la oportunidad”, dijo Popovich.

Casi un tercio de la liga cambió de entrenador, abriéndose oportunidades para que exitosos técnicos no tardaran en recalar en nuevos equipos (Mike Budenholzer, Milwaukee; Dwane Casey, Detroit; David Fizdale, Nueva York; Steve Clifford, Orlando). Varios asistentes recibieron finalmente la oportunidad de dirigir (Kokoskov, Phoenix; Nick Nurse, Toronto; Lloyd Pierce, Atlanta), y surgieron segundas oportunidades para entrenadores que solo habían tenido breves experiencias al mando (Bickerstaff y Borrego).

Aunque tengan diversas raíces, son como una familia. Los entrenadores se apoyan mutuamente por más que peleen por los mismos puestos.

Fizdale recibió llamadas de entrenadores de toda la liga cuando fue despedido al comienzo de la pasada campaña en Memphis, y se apuró a hacer lo mismo cuando Jeff Hornacek fue destituido por los Knicks.

“Es porque somos una fraternidad”, dijo Fizdale.

El comisionado de la NBA Adam Silver ha pedido a los equipos reexaminar sus procesos de contrataciones en puestos de dirección tras la investigación por acoso laboral a los Mavericks de Dallas, con el objetivo que más mujeres asuman puestos prominentes en los despachos.

80044-a75acf30aa90a332d9bd8ecfd7016ede.jpg

No tiene la misma preocupación a nivel de entrenadores, en parte por el éxito de Hammon. Cuando guio a los Spurs al título de la Liga de Verano en 2015, Silver dijo que “no hay duda alguna” que una mujer llegará a dirigir en la NBA.

“Creo que hemos visto enormes cambios en nuestra sociedad, solo en la última década. Creo que ese es otro techo, otra barrera que será rota”, dijo Silver en ese momento.

Popovich y otros entrenadores dicen que a Silver se le debe reconocer por darle énfasis a la diversidad en la NBA.

“Creo que nuestra liga es probablemente la más diversa, ya sea por nacionalidad, raza, género, lo que sea”, dijo Casey. “Sé que tenemos problemas que también se encuentra en otras corporaciones, pero todo parte con la visión de Adam”.

Pero todo comenzó antes de que Silver asumiera como comisionado. Había 16 entrenadores de minorías — más de la mitad de la liga — en 2012, con 14 afroamericanos, uno de origen filipino en Erik Spoelstra (Miami) y Kaleb Canales, quien se convirtió en el primer mexicano-estadounidense en dirigir cuando reemplazó al destituido Nate McMillan en Portland de manera interina. Ahora es asistente de Fizdale en New York.

80043-0078f43de53c94a0c8cebb72bea818a6.jpg

Kokoskov ya era bien respetado en los círculos de los técnicos, por haber ganado un título en Detroit durante seis temporadas como asistente y colaborar para que los Suns alcanzaran la final de la Conferencia del Oeste en 2010.

Quizás la liga no estaba lista en ese momento para un técnico europeo, de la misma manera que Bickerstaff recuerda el momento que su padre Bernie recibió su primera oportunidad para dirigir un club a mediados de los 80 y cuando no había la misma aceptación de los entrenadores de raza negra.

“Sin importar cuál es el puesto, sin importar el área de trabajo, la diversidad es algo enorme sobre lo que somos como estadounidenses y no existe mejor sitio que la NBA”, dijo Bickerstaff.