"Masacre" de abejas en Yabucoa: "¡Me mataron el 75 % de las colmenas!" (Video)

"Me dijeron de Manejo de Emergencias del Municipio que rociaron algo para combatir el Covid. ¿De cuando acá eso se hace? Que iban a hablar con el alcalde para que me diera azucar para criar más. ¡Qué falta de respeto! ¡Son 8 años cuidando estas abejas! ", dijo el veterano apicultor Luis Roberto Mercado, cuyo apiario en Yabucoa fue masacrado por algún químico que desconoce aún cuando es considerado una institución de la apicultura en Puerto Rico y es un sitio muy frecuentado en el pueblo.

Se suponía que el venidero 13 de diciembre, en el Barrio La Casa de Yabucoa, el apicultor Luis Roberto Mercado celebrase ocho años de triunfo con sus abejas, "mis hijas", como cariñosamente él les llama.

Después de todo, el cuidado que durante años le ha dado a sus abejas fue vital para que sobrevivieran el embate del huracán María, según narró, un ejemplo "que vienen todavía estudiantes de las universidades para que uno le explique" y que "todo el mundo en Yabucoa conoce de eso", en alusión al pueblo donde reside y dónde mantiene su apiario desde 2012.

El destino – con aparente ayuda del Municipio de Yabucoa – parece haberlo traicionado y ahora la celebración de diciembre se ha canjeado por tristeza y desolación. En estos momento, Mercado solo busca salvar las colmenas que le quedan, luego de que el propio director de la Oficina Municipal para el Manejo de Emergencias, Amed Molina, le aceptase, según indica, que se regó en el área un químico "para desinfectar por el COVID-19" en sucesos que le confirmó el propio funcionario.

"¡Me mataron el 75 % de las colmena! Fue una masacre de abejas…", expresa dolido en un video que recorre las redes sociales el experimentado apicultor Mercado, quien dice que "esta masacre de abejas, es algo que nunca imaginé que podía pasar".

Mira el video:

"Yo llegué de mi trabajo y subo al segundo piso. Entonces, veo en la carretera el tractor con el despergador en el El viento estaba del noroeste hasta el suroeste, eso me arrastró hacia el apiario el químico ese que ni ellos mismos saben decirme bien qué es. ¡Y ellos saben que ese apiario está ahí! Ni siquiera avisaron… Ocho años llevo yo aquí, bendito…", continuó narrando Mercado.

"Desde mi casa pude ver la nube del humo con el químico que botaba el tractor. Aún a las ocho de la noche, a las nueve, las abejas están afuera de la colmena, ellas salen para mantener un equilibrio ambiental necesario, una temperatura balanceada, para seguir creciendo. Y pues yo fui hacia al apiario, porque sabía que estaban en peligro", prosiguió.

Mercado expresó: "volví llorando a casa".

"Ayer ni pude ir a trabajar. Por aquí pasó  el centro de la tormenta María, con vientos de 94.7 millas constantes, a las 8:04 AM, del día 20 de septiembre… 18 horas de viento… 18 horas de viento el día 20 de septiembre no me mató las abejas, pero 10 segundos de un químico del Municipio de Yabucoa el día de 20 de octubre me mato el 75% de las colonias. Estoy sufriendo la frase temerosa esa: 'el silencio de las abejas"", señaló el mecánico industrial de profesión que "todos los días, dos veces al día, antes y después de mi trabajo, yo visito mi apiario, hasta cuándo está lloviendo".

Ante esto, Mercado llamó a la policía y fue el oficial estatal Luciano Montezuma Martínez, quien tomó la querella de lo sucedido, asignándole el número 2020-4-078-02531.

Antes de eso, Mercado escuchó una versión de un vecino de que "estaban fumigando  para el dengue, porque hay mucho mosquitos. Si es [el químico] Permetrin, pues eso mata al contacto".

Sin embargo, Mercado dijo que, a pesar de que cuando lo llamó no le respondió el teléfono, el director de la Oficina Municipal de Manejo de Emergencias, Ahmed Molina, se personó a su residencia para explicarle lo que había sucedido con el apiario.

molina

Ahmed Molina,  director de la Oficina Municipal de Manejo de Emergencias (Radio WALO)

surillo

Rafael Surillo, alcalde de Yabucoa (Archivo)

"Ellos saben que el apiario está ahí, porque ha habido ocasiones que del mismo Manejo de Emergencias me traen colmenas que encuentran. Esto ni lo anunciaron", dijo, aludiendo a que cuando el posteó el video en sus redes social fue cuando entendieron lo que habían hecho.

"Al sonar en los oídos del pueblo, él (Molina) vino por la tarde. Me dice que era que estaban regando algo para sanitizar por el Covid", narró. "Le pregunto '¿Para lo del Covid?', ¡pero si esto aquí es monte! Me dice: 'Yo hablo con el alcalde para que compren azúcar, para que te den sirope para seguir criando. ¿Qué qué? ¡Qué fácil dicen eso! ¡Se creen que con la boca es un mamey! Eso fue una pescozá hacia mi persona, vulgarmente hablando", aseguró.

Curiosamente, ayer mismo, dijo Mercado, un funcionario del Departamento de Agricultura Federal andaba por la zona inspeccionando una vaquería y lo contactó, "porque se enteró de lo que pasó en el apiario". Según contó Mercado, se trataba del doctor Alejandro Pérez Ramírez, "y él está muy indignado".

"Todos saben que las abejas son especies que hay que proteger. Todos en Yabucoa saben dónde está mi apiario. Él dijo que esto no podía quedarse así y que investigaría. Y yo estoy muy desconsolado y triste", subrayó Mercado.

"Yo perdí casi un 75% de mis abejas. De las 51 colonia, 38 estoy a punto de perderla. Hay varias colonias que ya perdieron la reina. ¡Ese veneno las mató! Estoy intentando salvar lo más que pueda, pero esto es difícil", dijo.

Mercado dijo que se inclina a demandar por daños y perjuicios, tan pronto pueda contabilizar el irreversible mal que recibió por parte del Municipio, según dicta la información hasta ahora. Según indicó, estima que cada colmena deja una economía "de $500 a $800". Un breve ejercicio matemático indica que si perdió 38 colmenas, a un costo de $500 a $800, esto equivaldría a un total de $19,000 a $30,400.

"Pero emocionalmente no sé si hay precio para esto. Además, que sin abejas no hay comida", arguyó.

"En diciembre 13, yo cumplo ocho años con ellas. Yo las crío y le doy el estilo de vida como ellas lo requieren, con métodos diferentes. Las colmenas las hacen ellas al natural y la producción es orgánica. Hay muchas personas que me conocen, que saben que esto está aquí. ¿Están matando abejas por donde quiera? Hay que controlar eso, hay que ponerle un control a los desperjadores de los tractores para las herbicidas. No pueden seguir matando abejas así", finalizó.

Hemos intentado comunicarnos con el alcalde de Yabucoa, Rafael Surillo, en varias ocasiones vía telefónica y por mensaje de texto y WhatsApp, pero al cierre de esta edición no había respondido nuestros mensajes.

Sin embargo, aquí pudiese haber ilegalidades si se adhieren los procedimientos en cualquier intento de justicia a la 'Ley Núm. 112 del año 2020', realizada para "enmendar el Artículo 3 y añadir otros a la Ley Núm. 156 de 2016, Ley para la Protección y Preservación de los Polinizadores de Puerto Rico".

En el artículo 6. de esta ley se indica que "ninguna compañía de fumigación, operando como persona natural o ente jurídico, conforme a la Ley Núm. 132 de 28 de junio de 1966, según enmendada, podrá anunciar la eliminación de abejas o identificarlas como plagas. Cualquier compañía de fumigación, sus empleados o mandatarios que eliminen o maten alguna colonia de abejas o que incumplan lo aquí establecido, estarán sujetos a una multa no menor de quinientos (500) dólares ni mayor de mil (1000) dólares".