Más mujeres optan por obtener licencia para portar armas en la isla

Más mujeres han optado por obtener licencia para portar armas, informó la Corporación para la Defensa del Poseedor de Licencia de Armas de Puerto Rico (Codepola), que ofrecerá un taller gratuito este domingo a niñas y mujeres sobre defensa personal.

Ariel Torres, presidente de la Codepola, dijo que el taller se dará “por la enorme ola criminal que a diario azota a la Isla, en especial a las mujeres, lo que ha resultado en un aumento significativo en solicitudes de licencias de armas de fuego, con el único propósito de que ellas desean sentirse seguras y, en una situación difícil, salvar sus vidas”.

La actividad se llevará a cabo en Lone Star, en Cataño, y comenzará a las 9:00 de la mañana para terminar a las 5:00 de la tarde. Dentro del taller, se hará tiro al blanco con pistola, rifle a una tarjeta de cartón, y tiro al blanco con escopeta a un platillo.

Las mujeres que no posean licencia podrán disparar con rifles neumáticos.

mujerpistola924468215-57e92b4281364ddf1cfdd3f95d1c71b0.jpg

Torres comentó que "las féminas hoy día están viviendo momentos muy difíciles, por eso es que Codepola ha tenido la iniciativa de crear este taller gratuito &#39Just For Ladies&#39, para que todas puedan instruirse sobre cómo defenderse y que pueden y no pueden hacer en un momento de tensión".

Ixia Vázquez, miembro de la Codepola y quien posee licencia de armas, contó que “gracias a que contaba con mi licencia y poseía mi arma de fuego pude defenderme en una ocasión de un asaltante en la calle, quien al ver la pistola salió corriendo, sino Dios sabe qué me hubiese pasado en esos instantes".

Torres añadió que existen estadísticas que confirman que 84% de las víctimas de violación nunca reporta este acto, cada seis minutos una mujer está siendo violada y todas las mujeres entre los 16 y 24 años están en mayor riesgo de recibir un ataque sexual.

Además, dijo que el El 50% de los ataques sexuales fuera de la casa ocurren en el auto del atacante y las mujeres que no conocen sobre defensa personal “solo optan por rogar, llorar, o tratar de razonar con el atacante y sufren de más daños emocionales y físicos que una persona que sepa defenderse y tenga licencia de portación de armas”.