Madre de Keishla: Verdejo "la había amenazado" para que "se hiciera un aborto"

El púgil Félix 'Diamante' Verdejo habló ayer por teléfono con la madre de la joven desaparecida.

La madre de Keishla Madlane Rodríguez Ortiz, la joven de 27 años desaparecida, relató que ella llegó a hablar por teléfono con el boxeador que hoy fue entrevistado por la Policía. Keylla Ortiz Rivera dijo que cuando su otra hija la llamó para decirle que Keishla no aparecía, llamaron al exboxeador olímpico.

“Yo le dije (a su otra hija) llámalo ahora en línea… ‘Dónde está mi hija’, le digo… ‘Yo no sé’, responde…. ‘primer embuste que me estás diciendo porque ella me dijo a mi que tú ibas a la casa de ella a ver el papel de positivo’ (del embarazo)”, relató la mujer a este diario. Dijo que ayer por la mañana habló con Keishla que le dijo que Verdejo iría a su casa.

“Mami, Félix (Verdejo) viene para acá cuando salga de hacer ejercicios para ver la prueba de embarazo, la de sangre, y yo le dije ten cuidado porque ya habían visto amenazas. Él la había amenazado  de que no lo podía tener, que se hiciera un aborto, que él es un boxeador, que la familia…”, agregó Ortiz Rivera. Según dijo, las amenazas habrían sido verbales.

La familia de Keishla Madlane Rodríguez Ortiz se mantiene esperanzada en encontrar a la joven. Las autoridades han dicho que la búsqueda es de una persona con vida. Hay un alerta rosa activo en búsqueda de Rodríguez Ortiz.

El vehículo de la joven apareció en Canóvanas. Verdejo fue entrevistado en el Cuartel General donde llegó acompañado de sus abogados. Anoche, no respondió preguntas de agentes del CIC que llegaron hasta su residencia.

En la desesperación de encontrar a su hija desaparecida, Keylla Ortiz Rivera, se montó ayer en un avión de Orlando a Puerto Rico y llegó hasta una clínica de aborto pensando que Keishla Madlane Rodríguez Ortiz habría acudido a poner fin a su embarazo bajo amenazas de quien la madre describe como el padre de la criatura por nacer, el boxeador, Félix Verdejo.

“Fuimos a una clínica de aborto porque pensamos que él (alegadamente Verdejo) la había amenazado para que se sacara el bebé…. fuimos a la clínica de aborto, y esa clínica estaba cerrada, de la clínica de aborto fuimos al cuartel de Caimito. Volvimos al apartamento y nos llamaron del Cuartel General. Estuvimos en el Cuartel General como hasta las 2 de la mañana esperando y ahí el carro apareció. Yo la estoy esperando aquí en el balcón que ella llegue con vida”, dijo entre lágrimas Ortiz Rivera a Metro desde la casa de su otra hija en el residencial Villa Esperanza en Caimito.