El perturbador relato del intento de secuestro de una luchadora de WWE

La gladiador había sido acosada por varios meses en redes sociales

Sonya pudo llamar al 911 - Instagram @sonyadevillewwe

Sonya Deville, luchadora de la WWE, vivió un muy mal momento la noche del 15 de agosto cuando un hombre ingresó a su casa para intentar secuestrarla.

De acuerdo con información  del diario Tampa Bay Times, apoyado en el reporte policial, Phillip A. Thomas II planeó por ocho meses el secuestro, ingresó al patio de la casa donde esperó entre tres y cuatro horas esperando que Sonya se fuera la cama; para finalmente entrar por una puerta corrediza.

Sin embargo, activó una alarma lo que le dio tiempo a la luchadora de llamar a las autoridades y huir de la casa con otra persona. El sujeto todavía se encontraba en la propiedad cuando la policía arribó y al momento de deterno le encontraron un cuchillo, cintas de plástico, cinta adhesiva, un mazo, gas pimienta, entre otros artículos. Además aceptó que planeaba tomar al dueño de la casa como rehén.

"Nuestros agentes están revelando la inquietante obsesión del sospechoso con este propietario que nunca había conocido, pero que acosaba en las redes sociales durante años", declaró el alguacil de Tampa Chad Chronister en un comunicado de prensa.

Sonya Deville, cuyo verdadero nombre es Daria Berenato, se encuentra bien aunque no se ha pronunciado de lo sucedido en redes sociales. Dio testimonio a las autoridades a mediados de mes.

Con respecto al testimonio de Deville, recordó cómo estaba dormida en su dormitorio principal cuando se activó la alarma del sistema de seguridad. Mandy Rose estaba dormida en el dormitorio de invitados cuando Deville la despertó para decirle que sonó la alarma. Luego, Deville apagó la alarma y entró en la cocina. Encendió las luces y miró por una puerta corrediza de vidrio. Ahí es donde vio a un hombre vestido de negro, con una máscara afuera. Ella le preguntó al hombre: “¿Qué diablos estás haciendo?” El hombre simplemente la miró, con una expresión inexpresiva en su rostro, y luego se acercó a ella.

En ese momento, Deville sabía que el hombre no estaba tratando de robar o robar su casa, pero estaba allí para hacerle daño. Salió corriendo de la cocina, a la habitación en la que estaba Rose, la tomó y corrieron al garaje con el teléfono celular de Rose y las llaves del auto.

Deville dijo que subió al auto de Rose, pero no pudo hacer que arrancara porque estaba tan asustada que su pie estaba en el acelerador, no en el freno. Rose pudo encender el auto con el botón de inicio manual, y condujeron por el vecindario mientras Rose llamaba al 911.

A Deville se le preguntó acerca de revisar su bandeja de entrada de Instagram después de que los agentes le dieron el nombre de Thomas. Ella testificó que después de buscar su nombre, encontró cientos de mensajes de él, donde había amenazado su vida, la vida de su sobrina bebé, y específicamente amenazando con decapitar a su ex novia.

También dijo que recibió un mensaje que decía que la única forma de salvar a su familia era tener una relación sexual con él y que él vendría a verla con una máscara. Deville también testificó que Thomas envió un mensaje diciendo que vendría a verla y hablaría en persona porque ella lo estaba ignorando, advirtiéndole que él iba a “conseguir lo que quiero” y que la haría lamentar el hecho de que ella lo estaba ignorando.

TAMBIÉN PUEDES VER