Los Naranjos no se deja: Eliud conectó el teléfono, la nevera y hasta el DirecTV

8 de octubre de 2017


VEGA BAJA – Es sábado en la tarde, tres días después de que el huracán María despedazó a Puerto Rico.

Como vimos en las entregas anteriores, El Calce se aventuró al barrio Los Naranjos en Vega Baja, un sector de la costa norte de Puerto Rico, que cada vez que llega un ciclón resulta inundado y en crisis. Allí vimos las historia de Willy Quiñones, exbaloncelista de la selección nacional, y de los hermanos boxeadores Irving y Chuito García, cuyo negocio Chuítos Gold resultó apabullado por la tormenta.

Y ahora vamos a ver a Eliud Morales y su cara de alegría, porque, claro, que al mal tiempo buena cara. Allí en el barrio Los Naranjos se encuentra Eliud, un chamaco con harta experiencia montando teléfonos y líneas de cable TV y televisión por satélite.

8e0608ba671246fc95e53437089c4563-502081b67443779b232843bca169db55.jpg

Tan pronto se disiparon los vientos del huracán María, Eliud reconectó el teléfono de su hogar y todo vecino que tuvo acceso pudo llamar a sus seres queridos.

“Yo trabajo en una compañía de telefonía y supe volver a conectar mi línea. Aquí está viniendo todo el barrio a llamar a sus familiares y ya tú sabes, yo bien contento de poder ayudar a todo el mundo”, explicó.

Ahí no acaba la cosa. Eliud, con su sapiencia de barrio, logró conectar una antena satélite de televisión. Con un convertidor de dos kilowatts le conectó electricidad a su hogar para mantener en temperatura los refrigeradores, prender uno que otro abanico y además encender el televisor para enterarse qué pasa a través de los noticieros.


“Ah y puedo ver televisión, pero es porque logré conectar también la antena de DirecTV. Chequéate esto”, nos dice Eliud, con más gozo en su alma que un corito pentecostal.

Entonces, procede a hacer todo el mecanismo necesario para probarnos que puede ver las noticias.

Se ríe. Reímos con él.

4bb1bff8857a42d5aac4596b64ab1dab-766281c28342b038140d200f21e55327.jpg

El barrio no ríe, pero sabe que no es el fin. Los Naranjos promete seguir pegando duro, como los puños de Irving una vez lo hicieron. Saben coger el rebote ofensivo, como hacía Willie en los setenta.

“Esto va a pasar. Y saldremos más fuertes. Aquí hay gente de verdad, sobrevivientes”, dijo Willie, mientras le echa el brazo por el hombro a Eliud y hace un signo de paz pa’ la foto.

3438608813104e0f8af1687d03576230-044f95a9f0eeaf73da2cde0068231137.jpg

“Aquí somos fuertes”, finalizó.

Nada, que el puertorriqueño… vamos, el latinoamericano, cuenta con inventiva de sobra a la hora de enfrentar las catástrofes.