Los 'millenials' y el desempleo en Puerto Rico

giphy-fa6ae881767286d85a2bc3e9c4956728.gif

Es bastante común escuchar por ahí que “no hay trabajo para los jóvenes”. Aquella idea de que si estudiabas en la universidad obtendrías un buen empleo, quedó descartada luego de que caímos en una recesión económica y los trabajos comenzaron a escasear. Aunque la asistencia a las universidades no disminuyó, la frustración comenzó a abrazar a los estudiantes que ya no tenían la seguridad que al terminar sus estudios conseguirían trabajo en la carrera que estudiaron. Algunos se marcharon del país buscando mejores ofertas en el extranjero, y otros han tenido que recurrir a otros medios para generar ingresos.

Hay varios datos de los &#39millennials&#39 (nacidos del 1980 al 2000) que debes conocer:

  • Esta generación está más preparada y educada que las anteriores.
  • Fueron formados por la tecnología.
  • Las mujeres tienen mayor equidad en el mercado laboral que otras generaciones.
  • Se casan más tarde. En 1950 el promedio de edad en el que las personas se casaban era 22.8 años, en 2013 la edad fue de 29 años para hombres y 26.6 para mujeres.
  • Tienen menos interés en comprar una casa y prefieren el alquiler. Muchos viven aún con sus padres, en comparación con otras generaciones.
  • Son emprendedores. Creen en la autogestión laboral y piensan en formar su propia empresa.
  • La tasa de desempleo en jóvenes de 18 a 34 años en Estados Unidos es de 13 por ciento.
  • ¿Pero qué es lo que está pasando en el mercado laboral? Antes de ver los números del Departamento del Trabajo, daremos una breve explicación de algunos términos:

La tasa de participación es igual a la fuerza laboral dividido entre la población civil no institucional; es decir: Tasa de participación = Fuerza laboral ÷ Población civil no institucional.

La tasa de desempleo es el número total de desempleados divido entre la fuerza laboral; es decir: Tasa de desempleo = Número de desempleados ÷ Fuerza laboral.

“La tasa de participación del sector de 20-24 años es baja, pero es predecible”, según comentó el demógrafo Raul Figueroa”, pues una de las razones es que muchos jóvenes están realizando estudios post-secundarios. Esto se refleja más en las mujeres, que tienden a educarse más que los hombres. Asimismo, la tasa de desempleo es bastante alta, ya que prácticamente una de cada cinco personas de ese grupo de edad que está en la fuerza laboral, no tiene trabajo.

Hay que destacar que la tasa de desempleo es mayor en los hombres que en las mujeres. Una de las razones de esto es el aumento de jefas de familia en la isla, quienes se ven en la obligación de salir a trabajar para poder llevar el sustento al hogar.

Tanto en hombres como en las mujeres de 25-34 años, la tasa de participación disminuyó desde 2013 hasta marzo de este año; o sea, que hay menos personas en el mercado, ya bien sea por diferentes factores como personas que cesaron de buscar empleos (los famosos “desalentados”) o la migración hacia los Estados Unidos. El gobierno usualmente celebra con bombos y platillos que el desempleo está bajando, pero es porque el grupo trabajador se redujo, no porque la gente haya encontrado trabajo.

Para la economista Rosario Rivera, los datos no necesariamente reflejan el estado real del empleo por el tamaño de la economía subterránea. “Aquí hay gente trabajando tanto o más que en la economía formal. La vagancia y el mantengo tienen mucho de mentira y distorsión precisamente por lo que no reflejan los datos de empleo”, comentó la profesora de la Universidad de Puerto Rico. Y la experta tiene razón, en una economía tan lacerada como la nuestra donde las opciones son pocas, los puertorriqueños han buscado formas para ganarse el sustento de espaldas al Estado y muchas veces violando la ley.

Otro elemento que tenemos que tener en cuenta es el subempleo, cuya tasa era del 41% y eso es un “escándalo” a juicio de Rivera. “El 41% de los que están actualmente empleados lo están por debajo de su preparación y disposición. Es un montón de gente y es clara señal del tipo de empleo que la economía formal está creando; eso definitivamente genera incentivos para desalentar y salirse de la fuerza laboral, ya sea yéndose a la economía informal o emigrando”, comentó. O sea, una generación mucho más preparada que las otras tiene que "pesetear" para tener un trabajo. El Departamento del Trabajo constantemente anuncia ofertas de empleos a través de sus redes sociales y portales, y comentan que "hay trabajo", ¿pero cuál es la paga? ¿Es justa? Muchos personas comentan que es poca, y que en el exterior tienen mejores opciones.

Si esto pinta como madura, el desempleo seguirá siendo la razón principal para que cientos de boricuas no lo piensen dos antes de montarse en un avión y se vayan a buscar progreso en otros lares.