Los Juegos de Tokio, un espectáculo solo para la TV

Está la cosa mala todavía con el Covid-19

Los Juegos Olímpicos de Tokio se perfilan como un evento estrictamente televisivo, si acaso con un puñado de espectadores presentes, cuando sean inaugurados dentro de dos semanas.

El diario japonés Asahi, que citó múltiples fuentes gubernamentales no identificadas, informó el martes que la ceremonia de apertura en el Estadio Nacional — con 68.000 butacas — quedará restringida a invitados especiales (VIP). Las aplazadas justas de verano serán inauguradas el 23 de julio.

Asahi añadió que otros escenarios de magnitud tampoco podrían abrir sus puertas para el público. Sitios más chicos podrían recibir una cierta cantidad de aficionados.

Se prevé que los organizadores de Tokio y el Comité Olímpico Internacional anuncien la política tras una reunión el jueves.

El COI embolsa casi el 75% de sus ingresos por los derechos de televisión, y podría generar entre 3.000 y 4.000 millones de dólares en ingresos con unas justas solo para la TV.

Los espectadores extranjeros fueron vetados hace varios meses atrás.

El doctor Shigeru Omi, un prominente asesor médico del gobierno, dijo que la opción con menos riesgo es realizar los Juegos sin público. También calificó de “anormal” celebrar los Juegos durante una pandemia.

Asahi informó que el edicto de competiciones sin espectadores podría aplicarse desde las 9 de la noche y en escenarios amplios donde el 50% de capacidad excede los 5.000.

Los invitados especiales, patrocinadores y otros dignatarios podrán acudir a la ceremonia de apertura y otras sedes, pero Asahi indicó que esas cifras también serán reducidas. El diario señaló que esta “categoría especial” era de 10,000 personas.

El director ejecutivo del comité organizador, Toshiro Muto, dijo hace dos semanas que los VIP podrán ingresar a las sedes — excediendo el límite fijado para público — al estar catalogados como “organizadores” y no espectadores.

“Son muchas las personas involucrados en el COI. Gente relacionada con clientes clave. Y a esa gente se le considera como organizadores de los juegos y no son espectadores”, dijo Muto.

Yoshiro Mori, el expresidente del comité organizador, dijo en una entrevista con la cadena de televisión japonesa TBS que había sugerido la idea de unas competencias sin público a otros dirigentes del gobernante Partido Liberal Democrático.

“Lo que dije fue que debíamos organizar planes en caso de no poder tener público”, señaló.

Mori, un ex primer ministro, renunció hace cinco meses como presidente del comité organizador por unos comentarios considerados como sexistas.

Hace dos semanas, se anunció que las sedes podrían tener una capacidad máxima de 50%, teniendo un techo de 10.000 espectadores. Pero el incremento de los casos de coronavirus en Tokio ha forzado replantear la situación.