¡Los 25 de 2017! #2 Los retos de Ricardo Rosselló

El 2017 no fue un año fácil para el gobernador de Puerto Rico. 

Coincida o no con la ideología y la política partidista del &#39Gobe&#39, usted debe entender algo… ser gobernador de Puerto Rico es uno de los trabajos más difíciles que existe. En su primer año en Fortaleza, Ricardo Rosselló tuvo que bregar con muchos retos. Fueron tantos y tantos que escogimos cuatro para resaltar lo que fue el año del hijo del Mesías.

ricardorossello91200x600-83b106dbc6077df0decd6128f6c14526.jpg

Reto #1: Bregar con la Junta de Control Fiscal

Tan pronto tomó posesión, a Rosselló le tocó bregar con la Junta de Control Fiscal, un ente cuyo mero propósito es darle tijera al presupuesto de Puerto Rico. No fue fácil. Elías Sánchez, quien fuese el encargado de su campaña en las elecciones fue la persona que Rosselló puso para representar al Gobierno de Puerto Rico. Durante las reuniones y en los apartes con la prensa se notaba la tensión, específicamente cuando la cosa giraba alrededor del plan fiscal. Sánchez no aguantó más y renunció en verano, entrando Christian Sobrino a ocupar su puesto. Rosselló aún sigue pulseando con la Junta con respecto a varios asuntos, especialmente sobre el presupuesto gubernamental y lo que se consideran como "servicios esenciales".

Reto #2: El papelón de Héctor O&#39Neill

Y mientras Ricky tenía que bregar con las puercás de la Junta, por otro lado andaba el alcalde Héctor O&#39Neill jodiéndole el flow gubernamental. Pero, bueno, aquí hay que dársela a Rosselló, porque tan pronto tiraron al medio las presuntas bellacrisis que le daban al alcalde, Ricky fue el primero en pedirle la renuncia.

hectoroneill-db748e0f53ba7a3c2fa628db0ab6b3ad.jpg

De hecho, también lo hizo recientemente con el representante Ramón Rodríguez Ruiz, a quien se le acusa de violencia doméstica. O&#39Neill, sin embargo, fue un desafío grande para Rosselló, porque se trataba de uno de los caciques más poderosos dentro del Partido Nuevo Progresista (PNP), con aliados como el tiburón blanco Tommy Rivera Schatz y el veteranísimo púgil azul Carmelo Ríos. De hecho, O&#39Neill sí renunció… pero lo hizo casi tres meses después de que Rosselló se lo pidiera. Anyways, el Gobe se apuntó este triunfito ante al vieja guardia de la Palma.

Reto #3: Intentar que EEUU le haga caso al plebiscito

Bueno… pues, como ya es costumbre cada cierto tiempo en Puerto Rico, el gobierno hizo un plebiscito. Sin embargo, la participación fue floja. Pareció más un field day del PNP. Miren, pero no vamos a explicar esto de nuevo, para eso pulse aquí y vaya a ver nuestro #25 del año, un plebiscito soso. Ahora bien, aquí el gran reto para Rosselló es lograr que en el Congreso le hagan caso a ese plebiscito. Incluso, Rosselló conformó un comité para promover la estadidad luego del plebiscito con figuras como Pedro Rosselló, Carlos Romero Barceló y… wait for it… el pelotero Iván Rodríguez. Suerte con esa, Ricky.

image8-0a242b651f390be41f4af56527130043.jpg
(suministrada)

Reto #4: El huracán María

Aquí se le ponen los huevos a peso al más duro. Los estragos de María aún no finalizan, pues todavía poco menos de la mitad del país está sin luz. Luego del huracán, hay que decir que Rosselló ha intentado hacer lo más que puede, aun con todos los pies que le han metido los federales. Tomará tiempo y, sin duda, la recuperación de Puerto Rico luego de María será un factor clave para determinas si repite en el 2020. Eso sí, quizás Rosselló debió ser más firme ante el papelón que hizo Donald Trump cuando visitó la isla y tiró rollos de papel toalla. Que desfachatez esa, que humillación.

Pero volviendo al &#39Gobe&#39… Pues Ricky, te quedan aún tres años en Fortaleza. Veremos a ver cómo sigue la cosa. Claro, el año que viene, para estas mismas fechas estaremos nuevamente poniendo bajo lupa tu trabajo.