Liderato comunitario desconfía de convocatoria del Gobierno a Cumbre Comunitaria

Reportaje especial del Centro de Periodismo Investigativo (CPI)

La administración del gobernador Ricardo Rosselló está gestionando una Cumbre Comunitaria que se llevará a cabo el 9 de marzo en el Centro de Convenciones.

“Estoy consciente de que se va a dar la Cumbre pero no me han invitado”, dijo a mediados de febrero Orlando Serrano, trabajador comunitario del barrio Salud en Mayagüez.

“Me enteré en la prensa. Los líderes del área oeste, San Germán, Mayagüez y Añasco, ninguno ha sido invitado. Yo voy a participar para saber lo que hay. Pero no estoy para estar metido en cosas que son para las gradas y no se hace nada. Previo que se firmara la Ley 7, se hizo una cumbre convocada por Richard Carrión y no pasó nada. Era una pantalla para indicarnos lo de los despidos [de empleados públicos]; allí estaban Marcos Rodríguez Ema y Atilano Cordero Badillo, y lo que hicieron fue cogernos de bobos. Nosotros estamos trabajando en el barrio Salud en Mayagüez, donde hay cerca de 2,000 familias. Yo llevo aquí toda la vida, desde los 17 años. Este consejo de residentes lleva más de 30 años”, dijo Serrano.

Raúl Maldonado, entonces secretario de la Gobernación, mencionó la Cumbre Comunitaria al Centro de Periodismo Investigativo (CPI) cuando se le preguntó cómo el Gobierno planifica integrar a las comunidades a los desarrollos que se propongan como parte de las Zonas de Oportunidad.

Las Zonas de Oportunidad son un programa de exenciones contributivas federales, de arbitrios y de patentes municipales, que busca hacer a Puerto Rico más atractivo para los inversionistas. El 98 por ciento de la isla fue declarada Zona de Oportunidad bajo la reforma contributiva de Donald Trump, y una legislación local que aún no ha sido aprobada busca extender esos beneficios a inversionistas locales.

Maldonado respondió: “Tú lo que estás planteando es que si el desarrollo económico va a integrar a las comunidades que no han estado integradas tradicionalmente en este tipo de desarrollo. Porque tú haces una manufactura y haces una planta, como tradicionalmente se hacía en Puerto Rico, y dicen ‘mira sí hay trabajo disponible’, pero no hay un enlace con la comunidad. Lo que estamos haciendo, y esto es una iniciativa que la voy a manejar yo directamente desde la secretaría de la Gobernación, y es que le hemos presentado a las comunidades, ‘estos van a ser los proyectos icónicos en Puerto Rico’. Ahora estamos organizando con los líderes comunitarios una Cumbre Comunitaria donde vamos a enseñar todo lo que tenemos”.

Thomas

Foto por Gabriel López Albarrán | Centro de Periodismo Investigativo

El exsecretario de la Gobernación Raúl Maldonado explicó que la Cumbre Comunitaria va a servir para explicar a los líderes comunitarios cómo aprovechar el proyecto de ley para las Zonas de oportunidad, pero la agenda de la actividad no incluye esta actividad.

Maldonado dijo al CPI en diciembre que en la Cumbre van a “atender las 736 comunidades que están en Puerto Rico y las 336 residenciales públicos para explicar a los líderes comunitarios cómo pueden hacer Zonas de Oportunidad”. Varios líderes comunitarios que han participado en las reuniones de coordinación dijeron al CPI que no conocían el concepto de las Zonas de Oportunidad y que ese tema no está en la agenda de la Cumbre Comunitaria.

El funcionario hizo referencia a las Comunidades Especiales, pero esa oficina creada por la exgobernadora Sila Calderón fue eliminada poco a poco por las subsiguientes administraciones de los partidos Popular y Nuevo Progresista, y actualmente quedan pocas juntas comunitarias organizadas. Los residenciales públicos tampoco cuentan con una estructura organizativa o enlace con el Gobierno que les permita lograr una convocatoria tan amplia como la que prometió Maldonado.

En 2017, Rosselló creó la Oficina de Desarrollo Socioeconómico y Comunitario (ODSEC), la cual sustituyó por completo lo que quedaba del programa de Comunidades Especiales (Oficina del Coordinador General para el Financiamiento Socio-Económico) creado en 2001.

La noticia de que se estaba organizando una Cumbre Comunitaria le llegó como un rumor a Mirta Colón Pellecier, presidenta de la Asociación de Residentes Gladiolas Renace. Hace dos semanas se integró a las reuniones de la Cumbre, luego de llamar a La Fortaleza para exigir que se tomara en cuenta la participación de los residenciales públicos.

“Hace dos meses era un misterio, nadie sabía que quien estaba detrás de esto [la Cumbre Comunitaria] era el secretario de la Gobernación, y no puede ser una cumbre comunitaria si no están las comunidades. Se estaba gestando desde la Oficina de la Gobernación y yo me entero porque alguien me lo comenta. Los residenciales son comunidades, somos seres humanos que conviven. Y en esa primera gestión nuestra presencia brilló por su ausencia”.

Hace unas dos semanas, Colón Pellecier llamó a la oficina del Secretario de la Gobernación; no tenían detalles de la Cumbre. Al otro día la llamaron y le dijeron que la Cumbre la estaba trabajando Héctor Albertorio, director de la Oficina del tercer sector y base de fe de La Fortaleza. Luego participó en una reunión en la Oficina para el Desarrollo Socioeconómico y Comunitario (ODSEC).

“Ahí se excusan de que no tenían forma de comunicarse conmigo. Nos integramos a los trabajos y hubo un debate interesante. Se hicieron borrador del programa, se trabajó la participación de las comunidades y [exigimos] que se tome acción en relación a las propuestas que se presenten. Yo no quiero perder mi tiempo, yo trabajo por compromiso”, dijo Colón.

¿Los residenciales están convocados?, preguntó el CPI

“Yo vi al Departamento de la Vivienda en la reunión, y ese es su trabajo. Desde mi espacio los hemos estado convocando; ayer hicimos cartas [con otros residenciales] sobre cómo redactar ponencias públicas”, respondió.

“Tenemos esperanza de que se cumpla lo que se ha discutido con ODSEC”, dijo Colón.

El evento fue pautado para febrero pero se pospuso para el 16 de marzo. Ahora se adelantó para el 9 de marzo. El cambio de fecha que se hizo inicialmente fue para que pudieran participar el gobernador Ricardo Rosselló, el secretario del Departamento de Vivienda, Fernando Gil, el secretario de Desarrollo Económico, Manuel Laboy, y la secretaria de Educación, Julia Keleher, dijo Carmen Villanueva, líder comunitaria de Hill Brothers en San Juan que ha participado en las mesas de diálogo de la Fortaleza y que está convocando a las comunidades y a los residenciales públicos a la Cumbre.

arte

Arte de promoción de la Cumbre Comunitaria impulsada por ODSEC

 

El 4 de marzo el CPI solicitó a la portavoz de prensa del Gobernador, Denisse Pérez, confirmación de la participación de Rosselló Nevares en la Cumbre Comunitaria. También se le preguntó si el Gobierno invirtió fondos para la promoción del evento, pero no hubo respuesta.

“Lo veo como más de lo mismo. Es como un show mediático, por eso no tengo muchas ganas de ir. Me da mucha pena, porque a este gente [el Gobierno] no les importan las comunidades”, dijo Modesta Irizarry, líder comunitaria de Loíza.

Irizarry recordó que para la Cumbre de Seguridad que realizó el Gobierno el 22 de enero, no invitaron a líderes comunitarios.

“Ni a mí que vivo en Loíza, y trabajo el tema de violencia y seguridad y apoyo la reforma de la Policía. Si poco les importa escuchar sobre seguridad, imagínate en esta Cumbre”.

Roberto Thomas, coordinador de la Iniciativa de EcoDesarrollo de Bahía de Jobos (IDEBAJO) en el sur de la isla, dijo que no hubo consulta previa a la organización que representa y otras organizaciones comunitarias con las que tiene contacto sobre la organización de la Cumbre.

La líder comunitaria Carmen Villanueva entiende que la Cumbre será un espacio “para que las comunidades se reivindiquen”.

“La Cumbre es la verdadera ‘zona de oportunidad’ entre las comunidades, el Gobierno y los residenciales. Parte de estar juntos es que la comunidad no participe de su propio desplazamiento. Tenemos que estar desde el desarrollo hasta su implementación. La voz de la comunidad no ha estado presente en el manejo de los fondos y hay que insertar a las comunidades desde el comienzo y que no venga de arriba hacia abajo. Eso es lo que hace la diferencia”, dijo la líder comunitaria.

¿Y si el Gobierno los escucha pero no hace nada?, preguntó el CPI.

“Queda documentado si nos escuchan y no hacen nada. Va a haber testigos y se verá si el Gobernador tiene credibilidad o no, en si acoge o no las recomendaciones. Es un acto de lo que dice la Constitución de que hay que escuchar al soberano. La mayoría va a ser convocada para un diálogo de respeto y apertura, para que el desarrollo no sea para unos pocos en vez de para unos muchos”, contestó Villanueva.

Termina de leer este reportaje del Centro de Periodismo Investigativo, pulsando aquí.