Les guste o no, Molusco SÍ merecía ese premio

Molusco ganó el galardón “Que actorazo” en Premios Juventud y empezó la histeria entre bandos. Por un lado, está la gente que considera a este mullido carolinense como la comedia hecha carne, y por el otro están los que no le ríen ni la mínima gracia. En Puerto Rico la objetividad está más perdida que el verdadero amor de Daniela Droz, así que cuando una figura que polariza obtiene el éxito, es normal que algunas personas se molesten y otras criaturas lo apoyen al nivel de idolatrar.

5407408330d041a5ada0a13ea06fec3f-86e812a0ec85c817f33a1943a0e2b776.gif

Pero vamos por partes, quiero comenzar a hablar de los que apoyan al señor Molusco. Este tipo de personas creen que si uno no le gusta el formato de la comedia simplona de Jorge Pabón es porque uno es un “hater” o un “envidioso”. Ese es el argumento de la perrita básica boricua que ve enemigos imaginarios en cualquier lugar, y el poster child de este movimiento lo es el señor Héctor DePlaymaker.

Mis bebeses del alma, yo creo que ustedes son los suficientemente grandes y maduros para entender que la comedia tiene muchos niveles: en algunos el humor es sobre pipises y caca, y en otros se requiere más análisis para entender el punch line. Molusco no está en el nivel de chistes de un nene de intermedia, pero seamos sinceros: tampoco llega a un punto en que se necesita una reflexión profunda para entenderlo. Vamos a comprender algo de una vez y por todas: NADIE odia a Molusco, ni le desea el mal, solo que no les da risa los chistes que dispara. A una población le gusta, pero a otra no. ¿Pueden vivir con eso?

59446bff0cb24b7281d86d9c907b76dd-498879dd35a974d1ea4fefceaafe8dd7.gif
He visto varias figuras públicas agarrarse del “argumento” de “haters” y “la envidia”, y realmente me da bochornito. ¿El pueblo es odiador cuando no apoya algo y cuando lo apoya es bueno? ¿Esa es su lógica? Cuando ustedes hacen compra en Walmart, ¿acaso odian a la competencia boricua? No, usted escoge lo que le da la gana y se expresa como le da la gana. Yo he escrito muchísimas columnas, y algunas personas las consideran buenas y otras dicen que es tremenda porquería. ¿Yo utilizo “el hate” como defensa? No, yo simplemente los miro por encima del hombro con toda la arrogancia que me caracteriza y continúo con mi normal y aburrida vida. Así de sencillo.

By the way, es obvio que toda la farándula diga que Molusco es la estaca donde amarran la risa, pues él está en un momento muy alto en su carrera y ninguno de los artistas apaga&#39os de aquí quieren estar de malas con el gallino de los huevos de oro. Figuras públicas, mírenme a los ojos y díganme que yo estoy mintiendo. Ustedes saben que tienen que apoyar al que esté pega’o si quieren guisar en alguna obrita o show; ustedes saben que tienen que jugar al "chacho, ese es MI HERMANO" porque el tipo tiene &#39power&#39 en los medios.

0217bb85d82b4121ba3ab127ce9e3f1d-a4d3202e70d0aba6eaad6d0644f35984.gif

Ahora vamos a los que “detestan” a Molusco. Mis querubines, yo no entiendo el porqué entrar en cólera con los logros del señor Molusco. Sin duda alguna, este muchacho de cintura cuestionable y silueta de Stay Puft Marshmallow Man trabaja sin parar. Jorge, quien en sus años escolares le apodaban Cebolla, es un fajón. No limitó sus ingresos a su programa de radio, sino que está metío en cuanta obra o película buscando crecer en su carrera profesional. ¿Hay algo malo en eso? ¡Claro que no!

El tipo duerme poco y trabaja mucho, y al igual que Josué “Mi personaje es Jay Fonseca” Fonseca son unos chamacos que sacrifican su tiempo de ocio y con sus familias (en el caso de Josué no tanto, pues todos sabemos que él es jamón) para estar prácticamente presente 24-7 en las vidas de sus fans. ¿Usted sacrificaría su tiempo de beber ron o de ir a la playa por estar trabajando? ¿Usted sacrificaría su tiempo con la familia para trabajar over time los fines de semana? Pues sepa que Molusco lo hace. No nos podemos quejar de que otro está recibiendo frutos si usted no se jodió pa’ sembrar. Yo escucho a Molusco desde que trabajaba en el almacén de un supermercado (pa’l tiempo que estaba en la Mega a las 7 de la noche escuchando atorrantes que querían rapear. #RememberGrillete) y tengo que decir que el tipo ha evolucionado un montón, aunque todavía al decir “beer” lo pronuncie como “bear”. De eso se trata esto, de meter mano, aprovechar la mínima oportunidad y ejecutar. Boricua, si te pusiste blandito en el clutch, no vengas a quejarte porque otro sí metió la bola.

0cfb6663921a4cd091ba9a79306407d7-2dfcc723d05c31b19d0d948ecdfa7fac.gif

Molusco sí merecía el premio y le diré el porqué. Recordemos que los Premios Juventud los gana el que más votaciones tenga. Cebolla usó su poder en las redes sociales para mover las masas, y cuando digo “masas” me refiero a su público, no a sus carnes. Jorge llamó a su corillo y los puso a votar, mientras que los otros nominados les importó un carajo el dichoso premio ese y a lo mejor ni se enteraron. Molusco movilizó a su gente, al igual que lo hacen los políticos en las elecciones, y fueron a darle un click para trepar a su líder. ¿Esta es la misma gente que vota en las elecciones por Aníbal, Fortuño y Agapo? Sí, la misma. Por eso una vez más nos damos cuenta que la mayoría no siempre tiene la razón. Molusco hizo una campaña por ese premio y consiguió lo que quería. ¿Hay algo malo en eso? No.

Quizás para ustedes este galardón no significa nada, pero para el señor Molusco sí, pues es como un trofeo. ¿Díganme que a ustedes no le gustan los trofeos? A las personas le encantan los galardones, certificados o cualquier objeto que les diga “que son buenos en algo”. Para algunos -y me incluyo- los premios son una estupidez porque un objeto no define si yo soy bueno o no en algo, pero para la mayoría de los mortales el trofeo es la consagración del éxito. Molusco tuvo su trofeo.

screenshot20160714at10-3571b57f2f3315b6f9bed4dfddbfa268.jpg

Sin nada más que decir, les aconsejo que no cojan calenturas con Molusco, pues mientras usted está altera’o, él está tratando de guardar los dientes dentro de la boca debido a su felicidad. A los que son fans de él, sepan que Molusco se regaló su premio. No fastidien más con que son “bendiciones de Dios” ni “cosas milagrosas”, fue su voto lo que contó, no que Jesús vino en una nube para resolverle a ese muchacho. Ahora dejen de matarse por boberías y váyanse a beber.