Invitó a su madre a luna de miel y 9 meses después le nació un hermanito

Su esposo se fue a los 2 meses e incluso se casó con su mamá.

Getty/Referencial

Lauren Wall tenía 18 años cuando conoció a Paul White en un pub de la localidad de Twickenham en el sureste de Londres.

“Me pidió mi número y al día siguiente me envió un mensaje de texto pidiéndome una cita para el cine. Comenzamos a salir inmediatamente después de eso”, le dijo Daily Mail.

La joven quedó embarazada y en marzo de 2004 tuvo a una niña. Poco tiempo después de casó.

“Dijo que quería estar conmigo para siempre”, aseguró Lauren.

La boda costó 15 mil libras, poco más de $15.000.000, y fue financiada por su madre Julie.

Lauren decidió “retribuir” a su mamá y la invitó a que los acompañara a la luna de miel, que duró dos semanas, en Devon.

Ese fue el peor error de la joven.

“Ocho semanas después Paul se mudó y nueve meses después, su madre dio a luz a un niño y anunció que estaban juntos”, apunta el medio inglés.

“Paul se llevaba muy bien con mamá. Sin embargo, nunca me pareció extraño, ya que ella era su suegra y él solo estaba siendo amable”, afirmó Lauren.

La joven no podía creer “que las dos personas que más amaba y confiaba en el mundo” la traicionaran de esa manera.

Pero lo que más le dolió fue lo que hizo su madre porque ella “debía amarla y protegerla por sobre todos los demás”, por lo que asegura nunca podrá perdonarla.

El 15 de agosto de 2009, “exactamente” 5 años después de que ella se casara con Paul (lo hicieron el 14 de agosto de 2004), su madre contrajo matrimonio con su ex esposo y Lauren fue a la boda. Afirmó que lo había hecho por su hija.

La historia de Lauren, que hoy tiene 34 años, se ha viralizado por todo el mundo en los últimos días y la mujer no tuvo problemas en contarla con detalle.

Con una nueva pareja y embarazada de su cuarto hijo, Lauren dice que todo lo que tuvo que pasar le traerá problemas por el resto de su vida y que está tratando de “tener una convivencia normal” con su madre, pero que nunca será lo mismo porque nunca volverá a confiar plenamente en su madre.