Las primeras justas LAI sin Elliott Castro; nuevo capítulo interuniversitario

Las primeras justas de la Liga Atlética Interuniversitaria (LAI) sin Elliott Castro, ¿quién las hubiera imaginado?

giphy17-70d4ad8e0393f2ba0ab4ca80fd784163.gif

Si bien las justas de la LAI regresan al Paquito Montaner en Ponce para revivir —luego de dos años— una memoria deportiva histórica, la nostalgia de la ausencia de un maestro se hará sentir en la pasión de cada uno de los atletas que defiendan los colores de sus instituciones en la pista y en el campo de la perla del sur.

Y una cosa debe entenderse. La figura de Elliott no estará presente en el Paquito Montaner para deleitar la transmisión del evento con su magia, pero sus discípulos le rendirán homenaje a su legado en la misión de asumir la responsabilidad que por tantos años defendió con valía y respeto quien, en vida terrenal, fue siempre un alfil de la lucha estudiantil.

“El escenario es doloroso. Todavía duele, porque no se contaba con esa partida y mucho menos con manejar esa ausencia. Creo que ese sentimiento de pérdida es muy grande, porque hace un año Elliott estaba en función en Mayagüez, estaba activo como periodista deportivo y como líder. Uno no se imagina las justas sin Elliott y ese es el detalle. Cuando arranque esa transmisión el sábado [mañana], ahí es que uno va a sentir el verdadero golpe, porque entenderemos que no lo tenemos y que nos toca darle continuidad a su legado con acciones”, le dijo a El Calce Edwin Feliciano Ramírez, uno de esos hijos adoptivos de Elliot y una de las promesas del periodismo deportivo del país.

20245945101546177898013605289505046893959416n-a9bd3fead5d201365eef1548e7ac7ac8.jpg

De acuerdo con Feliciano Ramírez, quien además forma parte del equipo de transmisión de la LAI, las justas eran el evento favorito del maestro que falleció el año pasado a consecuencia de un paro cardiorrespiratorio. De todos los deportes, de todas las disciplinas, su favorito era el atletismo. ¿Por qué? “Por la juventud”.

“Su evento predilecto eran las justas. Porque la LAI es una columna vertebral. Ahí es donde se forja el futuro. Si Elliott estuviese viviendo lo que está pasando ahora mismo, seguramente, sería una voz importante en defensa de los valores universitarios y del valor del mejor activo que tenemos como país. Por eso es que esto representará una responsabilidad inmensa. El contexto social, político, económico y cultural que estamos enfrentando hacen de este evento un homenaje a su memoria”, aseguró el periodista y narrador deportivo, quien estará activo en el evento de mañana.

Por su parte, la oficial de prensa de la LAI, Zacha Acosta, aseguró que el proceso todavía no sana. Que por más lágrimas derramadas el vacío que dejó su colega es demasiado profundo, pues ella creció de la mano de Elliott.

19601387101590530830356503563885944310171996n-2eba13b0580ed32821fa201813a36502.jpg

“Sigue siendo un proceso bien difícil. Elliott era todo. Esta ha sido la parte más difícil de mi carrera deportiva, despedir a un colega como Elliott Castro. No se suponía que se nos fuera tan rápido. Por eso ahora hay que hacer nuestro trabajo con mayor compromiso, con mayor esmero y rigurosidad”, señaló la periodista, no sin antes sentenciar que queda crecer con las enseñanzas que dejó Elliott.

“Él está en todas partes. Sigue viviendo. Elliott dejó un grupo de jóvenes que tiene mucho para dar. La juventud es Elliott. Nadie llenará sus zapatos, nadie, pero sus enseñanzas y su legado seguirán latentes en las nuevas voces”, aseguró Acosta con voz entrecortada. 

Mañana —entre pasión, nostalgia y algarabía— Ponce vuelve a vestirse de gala.

Te recomendamos este video: