¡Las Chente-crónicas! Una caminata fantasmagórica con Mario Chuzemo

Hemos guiado demasiado.

Guiar en la planicie aburre y da sueño. Detalle: aquí no hay boquetes en la carretera y ya estoy empezando a extrañarlos. Anyway, la meta ahora mismo es llegarle a North Carolina porque los próximos shows de la gira son en las Carolinas (Raleigh, NC; Greenville, SC y Fayetteville, NC) y como esa es la que, anteanoche dormimos en Savannah y anoche en Charleston pues descubrimos una leve obsesión de esos pueblos: los fantasmas.

Tú te metes en cualquier espacio turístico y hay docenas de promociones para que te montes en algún tour de fantasmas. Al ver tanta oferta fantasmagórica nosotros como que nos pompiamos y nos decidimos por coger un "walking tour" fantasmagórico por la ciudad de Charleston. Las expectativas estaban altas. Nosotros estábamos CONVENCIDOS de que esta caminata nos haría conocer las historias más tenebrosas de Charleston y por supuesto, nos cagaríamos encima con los sustos macabros que recibiríamos en la caminata más fantasmagórica y macabra de todos los estados unidos.

capturadepantalla20180801alas62337pm-eca1098182a815fc425be3ac195798ac.jpg

Pagamos $20 por persona y que empiece la cagaera. Por supuesto, estábamos equivocados. A los 5 minutos de dar por comenzado el tour, ya yo sabía que esto básicamente había sido una asalto a mano armada. Nuestro guía turístico daba menos miedo que María Chuzema. No le metía un carajo de empeño a sus cuentos y de mil en cien nos enseñaba alguna imagen descargada de google en su ipad. En este tour en particular eramos 17 personas. Una matemática básica te hace concluir que en este operativo nuestro Mario Chuzemo se está metiendo $340. No sé si el precio de los niños sea menor, pero yo sí sé que los 5 niños que habían, encontraron más divertido jugar con unas ramitas que escuchar a Chuzemín.

Después de dos o tres historias, ya yo añoraba sacar mi celular para obtener un poco de entretenimiento sensato. Pero por respeto al muchachito, desistí. Mi plan de acción era el siguiente: mirarlo fijamente y cada 30 segundos decir "ooh interesting!". Tu sabes, por eso de respetar el trabajo del muchacho. Pero de repente, en la última historia tenebrosa, el chamaco empieza a hablar de la primera asesina en serie de los estados unidos. Una mujer tan y tan macabra que terminó siendo ahorcada en el medio de la plaza pública de Charleston a finales de los años 1700.

En una, Chuzemo se pone a contarnos a su audiencia semi cautiva de 17, con una voz bien profunda por supuesto, las maneras que ella prefería a la hora de asesinar. Decidió cerrar con la más macabra y tenebrosa de todas: el té venenoso y asesinoso. ¿¿Un té?? En serio loco? Ya eso nos dio como risita, pero la risita se convertiría en pavera full cuando nuestro guía triunfal decidió añadirle sazón a su rutina. Mientras hablaba del té, el Chuzemo buscó en sus bolsillos y sacó una bolsa ziplock con tres hojitas verdes. Y nos la mostró con exceso de pasión y tenebrosidad. Por suerte no empezó por nosotros los boricuas, empezó por los niños. Ellos seguían más interesados con sus ramitas y no se percataron de la ridiculez que acontecía frente a sus ojos. Cuando él nos puso el ziplock tecato ese con las tres hojitas, nosotros no nos pudimos contener.

Una pavera descontrolada emanó de los tres boricuas.

Esto se suponía que fuese el CLIMAX de toda la presentación y el tipo este viene a sacarnos 3 hojitas? La risa empezó a contagiarse. Padres limpiándose lágrimas de sus cachetes. Los nenes abandonaron sus ramitas por primera vez en el tour y estaban riéndose full. Y los boricuas riendo descontroladamente dándose cantazos en los muslos y mirándose con incredulidad. El muchachito apretó. Se sometió a la burla y gritó "if it&#39s so funny, put one in your mouth!" (Si son tan graciosas las hojitas, métanse una en la boca). Todos nos callamos la boca. Pero reíamos por dentro. Conclusión: las caminatas de miedo son excesivamente caras y aburridas. No le metan a ese racket.

Chentito sigue de gira por los UnáiteL EsteiteL. Mira las fechas:

370273898822025919798532166029935259418624n-dd02a6de406b160200b2f9c1d9dd4285.jpg