La UPR tiene sobre $171 millones en cuentas pendientes por cobrar

La Universidad de Puerto Rico tienen cuentas pendientes por cobrar de unos $171,647,351, pero hasta el 85% de casi la mitad de esta deuda es incobrable.

En vistas públicas de la Comisión Conjunta sobre Informes Especiales del Contralor, celebrada hoy en la Cámara de Representantes, el presidente de la Comisión César Hernández indicó que "las ineficiencias" en el sistema de finanzas en el más grande y complejo sistema público universitario "le han costado al país" ese dinero.

uprrp-d9d6912ebccb03dd1e1d61baafe17643.jpg

El representante Hernández, así como el director de finanzas de la Administración Central de la UPR, Norberto González Pérez, no adjudicaron responsabilidades a administraciones específicas.

El sector con mayor deuda con la Universidad, según desglosado en un documento provisto por González Pérez, son las aseguradoras, con la cuantiosa suma $93,805,579.

Esta deuda requiere reconciliarse y las expectativas es que apenas se recobre no más de $22 o $23 millones entre la deuda vigente y algo de la vieja deuda, lo que significa una pérdida de casi $72 millones, que es casi la mitad de las cuentas pendientes por cobrar de la Universidad.

De los $93.8 millones de deuda de las aseguradoras, la aseguradora Triple S encabeza la lista con $29.8 millones. En orden descendente, MCS adeuda $10.9 millones; Humana, $8.5 millones; Medicare, $5.5 millones; International Medical Card $4.4 millones.

Las siguientes aseguradoras en deuda con la UPR, son Administración de Compensaciones por Accidentes Automovilísticos (ACAA), con $3.8 millones; la Corporación del Fondo del Seguro del Estado, $2.9 millones; MMM, $1.9 millones; COSVI, $1.3 millones; la Asociación de Maestros $986,678; PCA, $1.2 millones.

uprestudiantes-1bd3540c73bf88278bb354b213a8f0ca.jpg

A un apartado de "otras", se le adjudica un total de deuda de $22.2 millones.

Las deudas de las aseguradoras con más de dos años son prácticamente incobrables, se indicó en la vista.

El segundo sector con la deuda más grande son las corporaciones públicas. Estas le adeudan a la UPR un total de $41,699,523.

La lista la encabeza ASEM (Centro Médico), con $32.9 millones. El problema con esta deuda es que es igualmente incobrable, pues ASEM no tiene capacidad de pago. La UPR solo va reconciliando la deuda a medida que se factura, pero no hay oportunidad de cobrar sin que se afecten los servicios que brinda el complejo médico. La UPR tiene facultativos y residentes, así como talleres clínicos que continuarán sus servicios.

Entre el Centro Cardiovascular y la Autoridad de Tierras hay poco más de $900,000. Y otra partida de "otras" que se monta a $7.8 millones.

Mientras, las agencias públicas adeudan a la UPR $25,203,880. La mayor deuda la acumula el Departamento de Salud, con $12.5 millones, y más adelante el Departamento de Educación con $4,730,556. Mientras, el Departamento de Agricultura debe $1,037,575.

alotofmoney-e11b7a8e3d55b8a7c1838cb455502240.gif

Con menos de un millón de dólares, según la lista provista por la UPR, se destaca la propia Oficina del Gobernador con $654,788, el Departamento de Recursos Naturales con $794,480 y el Departamento del Trabajo, con $611,972.

Otras agencias con deudas son el Departamento de la Familia (DF), $478,831; el Departamento de Transportación y Obras Públicas, $549,220; ACUDEN (adscrito al DF), $516,916; ASSMCA, $450,769, y la Comisión de Seguridad en el Tránsito, $414,054.

En la partida de "otras" deudas, que nunca se desglosan en el documento y que son de una gran diversidad, aparece un total de $2,444,429.

closeupmoney00256785-ba344a848081c34180a2e57917c2bef7.jpg

Entre los empleados de la UPR y los estudiantes se registra una deuda de $7,057,205. Los funcionarios que hicieron su presentación en la vista no pudieron especificar a qué corresponde la deuda de los estudiantes, en vista de que no se les permite graduarse mientras tengan deudas activas.

Más allá de decir que hay un plan de trabajo, los funcionarios universitarios no pudieron evidenciar que la UPR mantenga un proceso activo de cobro que haya dado resultados, que no hay sistemas uniformes para reconciliar deudas y que al momento solo pueden tratar de evitar que se acumulen las nuevas facturas. El sistema de la UPR tampoco tiene un procedimiento estandar para el recobro de la deuda.

Los funcionarios universitarios y el propio representante Hernández reconocieron que el problema debió detenerse hace tiempo, pero nunca se hizo.

La única alternativa, si las negociaciones u otros remedios se agotan sin resultados, sería acudir a los tribunales, se afirmó.

Aunque los recintos tienen autonomía, González Pérez indicó que ahora interviene en la selección de los directores de finanzas de los recintos. Dijo que se busca uniformar.