La tormenta perfecta para los partidos de cara a las elecciones

Las elecciones generales podrían ser el inicio de una tormenta perfecta en cuanto a las preferencias de los electores jóvenes en la isla y su participación en los procesos electorales.
Una gran ola migratoria, a raíz de la monumental crisis económica y fiscal de la isla, ha causado que la cantidad de jóvenes electores se vea afectada considerablemente para ser un factor decisivo.
“Tienes dos factores principales de la fuerte ola migratoria. En primer lugar, la migración ha sacado a muchos jóvenes de Puerto Rico. Y, en segundo lugar, han evitado que jóvenes nuevos, aquellos más pequeños, entren a la lista de electores, pues se fueron con sus padres y han crecido fuera de la isla”, explicó el demógrafo Raúl Figueroa.
Recientemente, el Instituto de Estadísticas publicó que cerca de 89,000 puertorriqueños emigraron a Estados Unidos durante el 2015.

La agencia estima que ese año emigraron a EE. UU. 89,000 personas, frente a las 25,000 que regresaron a la isla desde el país norteamericano, lo que supone un balance migratorio de 64,000. Y, según el experto, casi la mitad de los que emigraron son menores de 35 años.
“Es un número considerable que no va a votar. En Puerto Rico, la elección las deciden los mayores de 35 años. Sin embargo, en esta elección lo importante será ver el comportamiento del voto joven hacia las candidaturas independientes”, señaló Figueroa, quien, a su juicio, Alexandra Lúgaro es quien está capturando la mayoría de ese voto y afectando a los partidos mayoritarios.

img17331200x800-1735c54190da0234073ad591c7077726.jpg

Según estima el científico social, la población de 18 a 35 años disminuyó aproximadamente unos 75 mil jóvenes entre los años 2012 y 2016. Esa disminución se debe principalmente a la migración. En la Isla, debe haber cerca de 760 mil jóvenes en esas edades (28 % de la población de 18 años o más). Pero, entre los 35 y 64 años, hay 1.3 millones de personas y esos son los que están inclinando los resultados hacia Ricardo Rosselló.
“Si uno mira las encuestas que han circulado, el más afectado es David Bernier, pues, en el grupo de mayor de 35 años, él no tiene tanto arraigo como Ricardo Rosselló. Sin embargo, en los menores de 35 años, los dos candidatos independientes (Lúgaro y Cidre) podrían capturar bastantes votos de ambos partidos”, puntualizó.
Históricamente, los jóvenes votantes son los menos que participan. Habrá que ver finalmente cuántos salen a votar el día de la elección.
“Si no participan mucho, el efecto no va a ser tanto. Ahora bien, si participan, una Alexandra Lúgaro sacará una gran cantidad de votos. Ese sería el fenómeno a analizar en estas elecciones; a ver si se da ese cambio en el comportamiento del elector de cara a los próximos cuatrienios”, asevera Figueroa.