La NASA anuncia el descubrimiento de un nuevo Sistema Solar

En conferencia de prensa, la NASA dio a conocer el hallazgo de un nuevo Sistema Solar dentro de la Vía Láctea, el cual es prácticamente un vecino del nuestro, pues se encuentra a 40 millones de años luz de la Tierra, siendo dominado por la estrella TRAPPIST-1.

Lo que más ha sorprendido a los astrónomos es que cuenta con 7 planetas de un tamaño similar al nuestro, y 6 de ellos registrarían temperaturas que no pasa de los 100ºC, lo que posibilita que el agua permanezca en estado líquido; de esos, la mitad se encuentran dentro de la zona habitable, es decir, en un territorio estelar donde la vida, como la conocemos, puede desarrollarse sin problemas.

Otra de las particularidades es que su estrella es mucho menor que la nuestra, si se hace una relación con nuestro Sistema Solar, se podría decir que los planetas son 80 veces más grandes que lo que es la Tierra con respecto al Sol. Esto es de gran ayuda para los investigadores, pues se puede analizar mejor la estructura de los cuerpos con la fotometría.

Sus órbitas son planas y el movimiento de traslación de seis de ellos dura entre 1.5 y 13 días terrestres; algo parecido a lo que sucede con Júpiter y sus lunas.

Ahora se procederá a hacer un estudio detallado del clima y la atmósfera de los planetas habitables, con el fin de determinar si podrían haber vida en alguno de ellos. Ojo, no se está hablando de vida inteligente, sino de microorganismos, aunque no se descarta la posibilidad de formar biológicas superiores. Se espera que en unos 10 años se tenga resultados, señaló Amaury Triaud, de la Universidad de Cambridge.

El estudio de este nuevo Sistema Solar inicio en 2010, cuando un grupo internacional de investigadores, liderados por Michaël Gillon, del Instituto STAR de la Universidad de Lieja, comenzó al enfocar sus observaciones en esa parte de la galaxia usando el telescopio TRAPPIST, ubicado en Chile, con el que descubrieron la estrella; posteriormente usaron más telescopios, incluido el SPITZER de la NASA, para determinar si había posibles cuerpos cercanos al astro.