La diáspora dona más de 500 libros para la Isla

Puerto Rico es más grande que el 100x35.

 

Desde el barrio en Nueva York, grupos de escritores puertorriqueños, casas publicadoras, editoriales y colectivos de poetas se juntaron para hacer un escogido minucioso de libros que aborden la experiencia literaria en el Caribe y resalten las voces afrocaribeñas y feministas más importantes.

Esta iniciativa, que se lleva cuajando a dos semanas del paso del huracán María por Puerto Rico, contó con el apoyo de Poets for Puerto Rico, Latinx in Publishing y el 95% de las casas editoriales en Nueva York. De esta forma, se hizo posible gestionar el envío de más de 500 libros para el uso y beneficio de escuelas y comunidades del País.

books gif

“Los pedidos de libros se hicieron pensando en qué textos nosotros hubiéramos necesitado si estuviésemos pasando por la situación actual de los puertorriqueños en la Isla… Fue algo difícil porque a veces el catálogo de autores latinos es bastante limitado”, explicó el escritor Ricardo Alberto Maldonado, uno de los invitados al Festival de la Palabra.

Maldonado ha sido una de las piezas claves para que el envío de libros a Puerto Rico sea posible. El poeta puertorriqueño, que actualmente vive en la ciudad de Nueva York, se encargó de enviar cientos de correos electrónicos para conseguir las donaciones necesarias y hacer posible que llegara literatura de excelencia a la Isla.

Raquel Salas y Malcolm Friend, también poetas diaspóricos, se aseguraron de que “la mayor cantidad de lectores boricuas tuvieran en sus manos a escritores caribeños”. Según abordó Salas, la iniciativa continuará trabajando mano a mano con el Festival de la Palabra para seguir buscando donaciones y hacer llegar a la Isla más literatura.

libros gif

Una vez lleguen los cientos de libros, de autores como Pedro Prieti, Rosario Ferrer, Federico García Lorca, Erika Sánchez, Sonia Sotomayor y Lourdes Vasquez, el equipo del Festival de la Palabra se encargará de distribuirlos entre las distintas escuelas y comunidades. Esto formaría parte de las iniciativas que el Salón Literario Libroamérica y el Festival de la Palabra crearon a nueves días del huracán María: “Que no se acaben las palabras” y “No estás solo”.

El noveno Festival de la Palabra fue dedicado a la diáspora puertorriqueña, mano amiga de los boricuas ante la adversidad que dejó María. Sobre esta dedicatoria, Friend no dudó en sentirse conmocionado y afirmar que “es magnífico que este festival se le dedique a la diáspora. Y es que siempre ha estado esa conexión directa entre la diáspora y la Isla”.