La Casa Olímpica rindió homenaje al gurú del baloncesto

La Casa Olímpica volvió a abrir sus puertas ayer para reunir a la familia deportiva de Puerto Rico y rendirle homenaje póstumo a uno de esos hijos de Borinquen que, a pesar de su partida terrenal, seguirá  multiplicándose en la memoria histórica del país. Hablamos, pues, del legendario gurú José &#39Fufi’ Santori Coll, quien falleció el lunes a sus 85 años, y quien –de seguro–  debe estar gozando en algún rincón del universo con los gigantes Elliott Castro Tirado y Genaro &#39Tuto’ Marchand.

fufi-b51d63471bf5ae76e2036bd8c7b8cc06.jpg

“Fufi fue parte de un grupo selecto, no solo por ser un buen atleta y por ser un fiel olímpico, sino porque defendió sus creencias con mucho coraje y con mucha gallardía”, comentó la presidenta del Comité Olímpico de Puerto Rico (COPUR), Sara Rosario, en referencia a la trayectoria de Fufi, como defensor incansable de la soberanía y la autonomía deportiva.

Otras figuras, como don Alberto Zamot y el presidente de la Federación de Baloncesto de Puerto Rico (FBPUR), Yum Ramos, también se dirigieron a los presentes para rendirle honores a Santori, cuyos restos serán sepultados mañana, jueves, en San Sebastián del Pepino.

Para el veterano periodista y yerno de Santori, Hiram Martínez, el gurú fue un visionario del deporte y, por tanto, se le debe mucho a su legado.

dzx6gzzv4aazfj-44ab80d34c6257829b6aa5c06a3f7600.jpg
Foto: Carlos Uriarte

“Entre nosotros siempre estuvo esa relación de yerno y suegro, a pesar de que trabajamos juntos. Fufi fue un visionario del deporte. Un sabio. Y el baloncesto le debe mucho, porque puso a la gente a mirar ese deporte y popularizó el análisis del juego. Fufi hizo la lectura del baloncesto accesible a la gente con un lenguaje sencillo. Esa es una aportación bien importante”, manifestó.

“Fufi valoró siempre que el deporte era la única actividad en la que podíamos ser un país soberano con todos los privilegios de los demás países. En ese sentido, pienso que esa profundidad representa una aportación significativa que como puertorriqueños hay que conservar  y seguir pensando”, añadió Martínez, esposo de Mara Santori, hija del fenecido.

Por otra parte, Jaime Rullán recordó que si bien Fufi fue un defensor de los valores del deporte en el marco de la condición colonial de Puerto Rico, es importante señalar que su filosofía deportiva trascendió las cuestiones políticas.

“A mí siempre me llamó la atención la preocupación que él tenía con el boxeo. Para Fufi los deportes no podían ser actividades donde una persona le hiciera daño a otra y viceversa. Y lo grande de su crítica al boxeo es que a personas como yo, que me encanta el boxeo, prácticamente nos convencía de que el boxeo no era positivo, que había que hacer lo posible porque desaparezca. Fufi estaba en contra del boxeo, porque sencillamente creía que no reunía los elementos esenciales de la sana competencia”, destacó.

dzyg7gku8aa1ff4-2e9a32d226f0a9d5accb009d501713e4.jpg
Foto: Carlos Uriarte

Según Rullán, el aprendizaje más importante que saca de su experiencia laborando en las transmisiones con Fufi es la idea de que a través del periodismo deportivo también hay que cumplir responsabilidades sociales.

“Fufi nos enseñó que hay que hablar y llevar un mensaje crítico. Que existe la responsabilidad, no solo de cubrir un evento, sino también de señalar las cosas que afectan este ambiente y lo que puede mejorarlo”, dijo.

Del mismo modo, Manuel Charbonier resaltó el valor histórico de Santori.

“Fufi fue un maestro, un amigo que decía muchas verdades, sobretodo puertorriqueñistas. Una de las mentes más brillantes que he conocido. Fufi vivió amando intensamente su patria y dominaba tantos campos que era prácticamente imposible pensar que una persona fuera capaz de dominar tantos campos, no solo en el deporte, sino en la literatura y en la música. Fufi fue una figura adelantada a su época. Siempre que hacíamos los viajes a la isla para las transmisiones de los juegos de baloncesto me decía que lo más importante para él era la lectura. Y ahí está la historia, hay que estudiarla, como nos enseño Fufi”, puntualizó.