De la Calle San Sebastián a Jimmy Fallon

Aquí una columna de parte de un músico puertorriqueño.

Durante años he participado de las Fiestas de la Calle San Sebastián como visitante y como músico de nuestros ritmos populares, la bomba y la plena. No solo en las distintas tarimas oficiales sino también en las esquinas de la famosa vía. Este último lugar, lo considero el más importante para difundir y hacer parte del pueblo nuestra música puertorriqueña.

Hace unos años, es en esta misma calle que he comenzado a notar cómo ha ido haciendo entrada en el pentagrama de la música callejera y de esquina un nuevo ritmo, la batucada (ritmo brasileño). Acaparan prácticamente todas las promociones comerciales de esquina a esquina alentando a quienes le siguen. Actualmente, existe un sinnúmero de agrupaciones que practican esta música y la utilizan como herramienta de trabajo al venderla en distintas festividades y jolgorios puertorriqueños.

No puedo establecer con certeza cómo es que entra este ritmo a nuestro entorno boricua pero preocupa la increíble difusión que ha adquirido. No es que esté en contra de que se practique ni mucho menos, es la forma en cómo ha ido desplazando nuestra música popular puertorriqueña en distintos escenarios. Confunde a algunos que no tienen información y hoy día pueden pensar que es parte de nuestra cultura. Muchos colegas pleneros incluso han sucumbido al intentar fusionar nuestra música con la batucada. Se despiden reinas, se reciben personajes, se celebran bodas entre muchas celebraciones al ritmo de la música brasileña.

jimmy

 

El pináculo de este desplazamiento ocurrió en el programa de Jimmy Fallon que se transmite por la cadena NBC y fuera grabado en Puerto Rico. No tengo problemas con la iniciativa de llevar a cabo este programa en nuestra Isla y me parece genial la idea de en alguna forma ayudarnos a levantar nuestra imagen. Pero en un segmento de la grabación fue horrible, espantoso e indignante observar cómo se hacía una representación falsa de nuestro folclor. Parecía una imitación burda del carnaval brasileño con instrumentos de ese país e incluso la mayoría del vestuario tipo carnaval brasileño. Nosotros tenemos nuestra versión carnavalesca con la plena, cabezudos, vejigantes, máscaras, etc. Lo presentado en este “show” se alejó totalmente de nuestra identidad puertorriqueña. No se trata de menospreciar lo que están haciendo muchos músicos al practicar la batucada, se trata que en escenarios importantes como este programa que llega a millones de televidentes, se debe hacer algo serio que nos represente verdaderamente. Si nosotros mismos no nos respetamos y no evitamos confundir aún más a quien no conoce nuestra cultura, eso degenera en la falta de respeto vista por millones. Les aseguro que si la filmación hubiera sido en Brasil, México, República Dominicana, etc., lo hubieran hecho con su música. Jamás con otra.

Me preocupa grandemente que la entidad privada, Discover Puerto Rico (Organización de Mercadeo de Destino para Puerto Rico – DMO por sus siglas en inglés), avalada por el gobierno de Puerto Rico que opera con fondos públicos, haya permitido semejante tergiversación de nuestras raíces al participar activamente en la producción. Por tal motivo, no creo su excusa que no destinaron fondos públicos directos. No debería tener gran peso el hecho que el DMO sea dirigido por un estadounidense, Brad Dean, pero sí la falta de seriedad en la parte de consultoría para que se presentara algo más real de nuestro pueblo. Desconozco qué papel tuvo el Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP) en todo esto. Si ofreció ayuda o personal preparado para orientar y educar. Sería devastador si el IPC también tuvo algo que ver con esta transmisión.

Puede que a la producción de Jimmy Fallon ni a la producción de Hamilton (motivó la visita de Fallon) ni a algunos puertorriqueños les preocupe el ridículo que fue la representación puertorriqueña transmitida pero muchos de nosotros sí. Me parece que es hora de levantar la voz y denunciar que se respete nuestra cultura. Ya tenemos bastante con los abusos y el menosprecio político, económico y social que recibimos de parte del imperio. Los que estamos involucrados y comprometidos fielmente con la bomba y plena continuaremos con nuestra responsabilidad educativa sin detenernos ante tanta demagogia. Tal vez me corresponda de una vez y por todas comprender que el retrato del colonizado está más arraigado y fuerte que el real.


Nota del editor: El autor es músico  folclórico de los ritmos populares puertorriqueños bomba y plena, con una trayectoria folclórica de alrededor de 30 años. Ha participado en varias agrupaciones de bomba y plena y en un sinnúmero de festivales folclóricos dentro y fuera de Puerto Rico.

 

Mira también:

Discover Puerto Rico agradece a The Tonight Show y a Jimmy Fallon