La beca presidencial UPR del licenciado Ríos cumplió con los parámetros de la ley

Después de tanto tirijala, al fin y al cabo estaba todo bien.

Después de tanta lucha legal y discusión mediática, un tribunal determinó que la beca presidencial que recibió durante el cuatrienio pasado el entonces estudiante Arturo Ríos en la Universidad de Puerto Rico estaba bajo todas las de la ley.

"Hoy el Tribunal de Primera Instancia, Sala de San Juan, determinó en los casos KVP20173192-3197 y KVP20173198-3203 que la Beca Presidencial que me fue otorgada cumplió con los parámetros establecidos por la UPR para su otorgación. Quiero resaltar que esta determinación reitera lo que ya la Oficina de Etica Gubernamental (OEG) había determinado en su proceso de investigación. La OEG determinó que la Beca Presidencial que me fue otorgada cumplió con el requisito de necesidad institucional y con todos los parámetros reglamentarios", indicó en declaraciones escritas el licenciado Ríos.

"En su momento y a pesar de conocer la legitimidad del reconocimiento que se me dio, yo decidí voluntariamente devolver la totalidad del dinero otorgado para disipar dudas y proteger mi buen nombre. De hecho, la Comisión investigativa “Comisión Investigadora” de las Becas Presidenciales nombrada en el 2016 por la administración de turno hizo determinaciones que tanto la OEG como el Tribunal hoy descartan. Con esta determinación de hoy, pretendo darle cierre a este capítulo que tanto daño me ha hecho a mí y a mi familia. Quedo con la tranquilidad que me da mi ética laboral y la satisfacción del trabajo bien hecho", acotó.

Ríos recibió la beca bajo el mandato presidencial de Uroyoán Walker Ramos y el rector de la UPR-Río Piedras de aquel entonces, Carlos Severino.