La AEE deberá devolver sobre $15 millones a sus abonados

Resolución y Orden constituye un beneficio de más de $160 millones, toda vez que la AEE reclamaba poder cobrar $146.7 millones, lo que le fue denegado.

El presidente del Negociado de Energía de Puerto Rico (NEPR), ingeniero y abogado Edison Avilés-Deliz, informó hoy que la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) deberá devolver a sus abonados $15.29 millones, luego que reconciliara los ingresos que recibió la corporación pública durante el periodo de junio de 2016 a abril de 2019.

Dicha reconciliación incluyó la diferencia entre la tarifa provisional que se le había permitido y la tarifa permanente que finalmente autorizó el ente regulador, así como los costos asociados a la Contribución en Lugar de Impuestos (CELI) y los subsidios que por ley la AEE tiene que otorgar.

También se reconciliaron los costos asociados a la compra de combustible y compra de energía durante el periodo de emergencia tras el paso de los huracanes Irma y María por la isla, así como de los meses de marzo y abril de este año. La determinación fue emitida en la Resolución y Orden de este pasado viernes, 28 de junio de 2019, en el caso CEPR-AP-2015-001; NEPR-AP-2018-003, que consta en la página digital de ese componente de la Junta Reglamentadora de Servicio Público (JRSP), que también preside Avilés-Deliz.

Con la Resolución y Orden, la Autoridad tiene la obligación de comenzar a implementar la devolución al 1 de julio de este año hasta el cese del año fiscal el 30 de junio de 2020. La Orden tiene una penalidad de $25,000 por cada día que no se cumpla.

“Luego de analizar la razonabilidad de la solicitud de reconciliación de la tarifa provisional hecha por la Autoridad, hemos determinado que el aumento tarifario real, justo y razonable debió ser de .9948 centavos por kilovatio hora (kWh) y no 1.299 centavos. De igual forma, revisamos minuciosamente la metodología y los datos utilizados por la Autoridad para la reconciliación de la CELI y los subsidios. El Negociado de Energía determinó que la Autoridad no había calculado correctamente la forma en que se estimó el costo correspondiente al alumbrado público, ya que calculó dicho costo como si el 100% de la luminaria pública estuviese en servicio luego del paso de los huracanes Irma y María por la isla. Luego de corregir dichos errores, hay un crédito ‘neto’ a favor de los abonados de $15.29 millones”, reveló el funcionario.

“La Orden de 28 de junio, aprobada por todos los comisionados asociados Lillian Mateo, Angel R. Rivera de la Cruz y Ferdinand A. Ramos Soeegard, más este presidente, se tomó luego de una gran cantidad de vistas en las que recibimos, analizamos e inclusive solicitamos nueva información pertinente a la solicitud de la Autoridad como parte de la revisión de los métodos que utilizaron para desarrollarlos”, añadió Avilés Deliz.

La AEE deberá devolver a sus clientes el exceso de los .9948 centavos que debió cobrar, en vez de los 1.299 centavos que efectivamente cobró mediante la tarifa provisional durante el período entre agosto de 2016 y abril de 2019, un exceso que alcanzó los $123.022 millones, según el análisis volumétrico utilizado por el NEPR.

Sin embargo, luego de aplicar todas las reconciliaciones en relación con la tarifa provisional, como compra de combustible y energía, la CELI, costo del alumbrado público, subsidios que no son de interés social y otros, el resultado fue de $15.29 millones a favor de los abonados de la AEE. Esta cifra contrasta con los $146.731 millones que la Autoridad solicitaba a su favor en las reconciliaciones. El proceso se inició en el 2016 La AEE había radicado en mayo de 2016 ante el NEPR (entonces Comisión de Energía) una solicitud de modificación de tarifa al amparo del artículo 6.25 de la Ley 57 de 2014. La AEE presentó entonces sus gastos y sus recaudos anuales basados en la tarifa vigente y alegó una diferencia operacional de $222.25 millones que no recuperaba. La regla que opera es que si la AEE no recupera sus gastos con la tarifa vigente debe acudir al NEPR y solicitar y justificar que se le permita un aumento tarifario. En ese momento la entonces Comisión aprobó una solicitud de la AEE para que se impusiera una tarifa provisional en lo que se dilucidaba si correspondía implantar el aumento tarifario permanente.

No obstante, esa tarifa provisional estaba sujeta a que luego se reconciliara si el ente regulador decidía una tarifa permanente distinta a la solicitada y aprobada de 1.299 centavos por kilovatio hora. Es decir, si resultase corta para sufragar los costos operacionales de la AEE, habría que cobrársela a los abonados, y si resultase excesiva, como en efecto ocurrió, sostiene el análisis del NEPR, la Autoridad se obligaba a darle un crédito a sus clientes.

La tarifa provisional, que entró en vigor el 1 de agosto de 2016, debió tener una vigencia de seis meses, a la que se le debió sumar ciertos meses adicionales para implantarla, de ser aprobada una distinta. Sin embargo, por diversas causas, entre ellas los huracanes Irma y María, estuvo en vigencia hasta abril de 2019. “Eso no significa que el NEPR tardó casi tres años en tomar su determinación”, aclaró el presidente del NEPR. “En enero de 2017, dentro de los seis meses que provee la ley para la decisión del NEPR, se determinó que la insuficiencia en los gastos operacionales no era la señalada por la AEE, y luego de varios procedimientos, entre ellos una solicitud de reconsideración de la AEE, en marzo de 2017 se fijó en $171.786 millones la deficiencia real, y no los $222.25 millones alegados”, añadió.