Junior Cápsula: así operaba la organización del legendario capo caribeño (Video)

Sobornos a la policía, lotería para lavar dinero, testaferros al garete... Así era que Junior Capsula mantenía su imperio narco, según recoge un diario dominicano del expediente judicial.

Si hablamos de capos en el Caribe, el nombre de Junior Cápsula es uno que obligadamente hay que mencionar. De hecho, José David Figueroa Agosto, quien cumplió diez años de prisión por narcotráfico en una correccional federal en Indiana, es quizás EL CAPO del Caribe, pues, no hay otro bichote que haya hecho tanto escante en las Antillas como él, a menos que nos sentemos a profundizar sobre el impacto de Angelo Millones en el negocio del narcotráfico.

Pues, bien, luego de la liberación hace unos meses de Junior Cápsula, la corte federal liberó algunos datos correspondientes a sus casos por narcotráfico. En un reportaje del periódico dominicano Listín Diario, la periodista Carolina Pichardo pasa revista sobre algunos particulares del desenvolvimiento de Junior Cápsula y su organización, la cual contó con más de una venitena de personas, entre cabecillas y subalternos, del propio capo boricua.

"La compra de boletos ganadores de la lotería, el uso de testaferros y el soborno a autoridades para mantener el cartel de la droga son parte de los puntos tratados en el expediente de la Corte de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito de Puerto Rico al que tuvo acceso Listín Diario", relata la periodista, indicando que en el expediente "se ha develado parte de los métodos utilizados en la organización criminal que lideraba para ejecutar la venta de narcóticos".

Cabe señalar que fue en Quisqueya donde apresaron a Junior Cápsula antes de ser entregado a los federicos. Fue la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) de República Dominicana quien apresó a Esteban Cedeño Cedeño, prófugo desde el 2016 por vínculos con el cartel del capo puertorriqueño. El operativo fue llevado a cabo en la región este de República Dominicana.

¿Cómo operaba la organización de Junior Cápsula?

Ademas de Junior Cápsula, al menos otras 16 personas son mencionadas en el documento judicial de la corte federal en Puerto Rico. Ellos son José Miguel Marrero Martell alias “Pito nariz”;  Elvin A. Medina Velazquez; Jorge Luis Figueroa Agosto “Luis” y “El viejo”; Eddy Brito Martínez, Diego Pérez Colón “Dieguito” y “El Flaco”; Sixto Boschetti Davila “Pichy”; Kareem Boschetti Davila; Elier Martínez Delgado “El cubano”; Rafael Molina Padró “Wengro”, “Wingo” y “Wingro”; Ivan Crespo Talavera “Hawaiian”; Raúl González Díaz “Roy”; Carlos Torres Landrua “Carlitos”; Héctor Ramos Rosado; Jonathan Vega Berríos; Joel Vega Berríos; y Gerardo Amaro Rodríguez.

Figueroa Agosto y sus socios utilizaban los ingresos de narcóticos para comprar boletos ganadores de vendedores de lotería tradicionales de Puerto Rico para así crear la apariencia que sus riquezas provenían de los juegos de azar. También, estos organizaban el transporte de grandes cantidades de cocaína de República Dominicana a Puerto Rico en embarcaciones de motor. Este grupo escogía locaciones discretas para descargar el envío de cocaína dentro de la Isla del Encanto.

Los narcóticos eran almacenados y protegidos dentro de Puerto Rico. Parte de la droga era revendida para fines de lucro y otra porción era transportaba hacia el territorio de Estados Unidos para una eventual venta.

También intentaban aparentar que los ingresos de narcóticos fueran legítimos mediante la compra de propiedades inmobiliarias, vehículos, yates y negocios. Estas eran adquiridas por medio de testaferros con el objetivo de ocultar  la fuente ilegal de los fondos utilizados para realizar las compras.

De igual forma, los acusados y sus coconspiradores se encargaban de reclutar y contratar individuos con cualidades crediticias legítimas para que actuaran como testaferros en la compra de embarcaciones de motor utilizadas por miembros de la organización.

El dinero producto de los narcóticos era depositado en cuentas de banco y el pago en efectivo. Todo esto para ocultar la fuente de los fondos y evitar el rastreo de instituciones financieras y civiles así como las autoridades criminales además de proteger los intereses del dueño del dinero.

De igual modo, los acusados hacían envíos a granel de los ingresos de narcóticos a la República Dominicana, en lugar de utilizar transacciones financieras tradicionales que habrían dejado un rastro de papel y requisitos de informes financieros.

También para mantenerse ocultos se encubrían, escondían y usaban contravigilancia y otros métodos para evitar la detención y la aprehensión por parte de las autoridades policiales.

 

Lee más de Junior Cápsula y de su organización en el artículo del Listín Diario, pulsando aquí.