Júbilo y alivio entre los hinchas del Barsa, Messi se queda

Los hinchas de Barcelona suspiraron en alivio un día después de que Lionel Messi dijo que esperaría un año para satisfacer su deseo de irse a otro club.

El astro argentino anunció el viernes que, pese a haberle dicho al club que quería irse, se quedaría para la última campaña de su contrato. EL jugador de 33 años dijo que lo hacía porque quería evitar la posibilidad de acudir a las cortes para conseguir su salida.

“Se queda”, decía la primera plana del diario deportivo de Barcelona Sport junto a una foto enorme de Messi.

El jubilado Roberto Ciervo, de 72 años, celebró la decisión de Messi y expresó alivio porque se haya evitado un final amargo a la carrera del argentino en el club.

Aunque los hinchas están divididos sobre si culpan al jugador o al club por la situación, la inmaculada reputación de Messi en la ciudad española sin dudas ha sufrido un golpe.

Algunos hinchas, como Ciervo, dicen que entienden la decisión de Messi de irse tras los fracasos del equipo en la Liga de Campeones en temporadas recientes, que llegaron a su peor momento con una sorprendente derrota de 8-2 ante Bayern Múnich en cuartos de final el mes pasado. Bajo la presidencia de Josep Bartomeu, las principales adquisiciones en temporadas recientes — Ousmane Dembele, Philippe Coutinho y Antoine Griezmann — han decepcionado.

Messi dijo en una entrevista con Goal.com que “el presidente siempre dijo que yo al final de temporada podía decidir si me quería ir o si me quería quedar y al final no terminó cumpliendo su palabra … siempre me dijo ‘cuando acabe la temporada decides si te quedas o te vas’, nunca puso fecha”.

“Voy a seguir en el Barça y mi actitud no va a cambiar por más que me haya querido ir”, dijo Messi. “Le dije al club, sobre todo, al presidente, que me quería ir. Se lo llevo diciendo todo el año. Creía que era el momento de dar un paso al costado. Creía que el club necesitaba más gente joven, gente nueva y pensaba que se había terminado mi etapa en Barcelona, sintiéndolo muchísimo porque siempre dije que quería acabar mi carrera aquí”.

Aunque había expresado críticas a la incapacidad de equipo de competir al máximo nivel durante la campaña, el argentino no anuncio públicamente su deseo de irse hasta después de la debacle de la Champions. Y su forma de decirle al Barcelona — y sus hinchas — no pudo haber sido más fría: enviando burofax, un documento certificado en España similar a un telegrama, a la oficina del club.

Eso enfureció a algunos de los fieles del club, que apuntaron que Messi debió haber encontrado otra manera de informar su decisión.