Joven de 24 años luchó para no ser violada y fue asesinada a machetazos

Daiana Jazmín Aballay Díaz falleció en el Hospital Central de Mendoza por graves heridas de machetazos y puñaladas.

Un crimen brutal quedó al descubierto en la tarde del domingo en la localidad de Las Heras, provincia de Mendoza, Argentina, cuando una joven llegó al Hospital Central con graves heridas cortantes.

Se trababa de Daiana Jazmín Aballay Díaz, una joven de 24 años, que presentaba cortes de machetazos y heridas de un cuchillo. Pese al esfuerzo del equipo médico para salvar a la mujer, al final falleció en el recinto médico.

La muerte de Aballay Díaz, madre de un niño de 5 años, dejó en evidencia un brutal ataque. Todo comenzó ese domingo en la mañana, cuando un llamado al fono de emergencias 911 alertó a la policía de la presencia de una joven desnuda con heridas en el cuerpo en plena vía pública.

Según relatan los medios locales, la ambulancia no tardó así que fueron los propios familiares de la joven los que la trasladaron a un centro de urgencia. Pero las heridas eran muy graves, así que fue derivada al Hospital Central de Mendoza, donde al final perdió la vida.

La investigación y confesión

Apenas fue encontrada a la joven, las autoridades iniciaron una investigación para determinar al autor del ataque y el contexto en que se había producido.

De forma preliminar las vecinos narraron a la policía que un hombre llamado Sebastián Salomón, quien vive cerca de la víctima, habría ingresado al domicilio de la joven y la habría tratado de violar. Ante la resistencia que ofreció Aballay Díaz, el sujeto la habría atacado con un machete y un cuchillo.

Las heridas fueron en la cabeza, tórax, cuello y brazo izquierdo. Según las manchas de sangre, los ataques que habrían realizado en el dormitorio y en el comedor de la casa de la víctima.

Hasta el momento, todo era potencial, pues se desconocía el paradero del sospechoso, pero durante la tarde el sujeto fue detenido por la policía y confesó el crimen. De hecho, al momento de la detención sus ropas estaban manchadas con sangre y aún portada una navaja, la que habría utilizado contra su víctima.

El acusado ya está en manos de la justicia, para iniciar el proceso en su contra como autor de un bruta femicidio.