José Luis Ortiz y la grandeza del hipismo puertorriqueño

9 de enero de 2018


En 1982 un jibarito de Santurce, llamado Ángel &#39Junior’ Cordero, se convirtió en el primer jinete puertorriqueño en ganar el Premio Eclipse como mejor jockey en los Estados Unidos. Al año siguiente el apodado Rey de Saratoga repitió la hazaña para convertirse en leyenda y no fue hasta el 2004 que otro borincano, de nombre John Velázquez, volvió a poner el sazón criollo en el prestigioso listado.

Ambos, Cordero y Velázquez, ganaron el Eclipse en años consecutivos (1982-83 y 2004-05, respectivamente) y, de paso, con sus gestas han dejado abierta una puerta histórica muy difícil de cerrar.

4e659de50fe3cimage-0fb22ec80a1936573f0443a65696f8c9.jpg
A la izquierda John Velázquez sostiene un trofeo junto a Ángel &#39Junior&#39 Cordero, que lo acompaña a su derecha. (Suministrada)

Y el 2017 fue prueba inequívoca de ello, así mismo lo entiende el propio finalista al premio Eclipse como mejor jockey del 2017, el boricua José Luis Ortiz, para quien ambas figuras ya exaltadas al Salón de la Fama de la Hípica nacional, han sido una escuela.

“Para mí el 2017 fue bien bueno. Yo nunca pensé estar donde estoy hoy día y sinceramente es bien emocionante. Yo llegué a los Estados Unidos en el 2012 tan pronto me gradué de la escuela vocacional hípica y mi hermano –Irad– me recibió. Ahí empecé a moverme por acá. Él llegó un año antes, en el 2011, porque se graduó primero. Para nosotros el hipismo ha sido todo, nuestro sueño, y ahora podemos decir que está haciendo nuestras vidas”, sostuvo el boricua de 24 años, cuyas montas en el 2017 generaron poco más de $27 millones ($27,311,535).

giphy24-96dd53d25d9553d2ccb9d38d34b99c98.gif

Entre José Luis y su hermano Irad, que lideró en victorias entre todos los jinetes de Estados Unidos durante el pasado año (con 317), la dupleta boricua totalizó en premios una suma que superó los $50 millones ($50,238,488).

“Yo no sé ni cómo explicar esto. Al principio la adaptación no fue fácil, hubo muchos retos y sacrificios, todavía los hay. Pero se ha tratado de trabajar duro. Ahora mismo Nueva York se ha convertido en mi casa. Yo no pienso irme de ahí, porque es donde he logrado todo. Tengo mi esposa, que es estadounidense, y tengo a mi hija. En este tiempo ha pasado mucho y me gustaría mantenerlo”, destacó José, cuyos logros más importantes del 2017 fueron la conquista del Belmont Stakes sobre el potro Tapwrit, así como un evento de la serie Breeder’s Cup.

8709424web1webap17161834266785-cdf9c74dd5c9e70685d8db73c12fd865.jpg
José Luis Ortiz sobre Tapwrit luego de cruzar la meta al frente en el Belmont Stakes. (Peter Morgan / AP)

“Ya empecé el 2018 luego de una operación en mi rodilla izquierda. Estuve montando lesionado un tiempo, pero en diciembre decidí someterme a la operación, que gracias a Dios no fue grave, porque el doctor me informó que solo hubo que limpiar el área, ya que –según él– había sanado prácticamente solo. Me siento muy bien y confiado de que este año seguirán pasando cosas buenas. Estoy ansioso y espero llevarme el premio”, puntualizó en referencia al anuncio final de las votaciones, que se dará a conocer el 25 del corriente.

Un año para la historia

Por su parte, el historiador Jorge Colón Delgado entiende que el hecho de que cuatro jinetes puertorriqueños estén entre los líderes de Estados Unidos representa el capítulo más glorioso de la hípica nacional.

“Tenemos a José Luis Ortiz, que finalizó como líder en dinero generado; tenemos a Irad Ortiz (hermano de José Luis), que completó el 2017 como líder en victorias; y claro, también tenemos a Evin Román y a Héctor Rafael Díaz Jr. como finalistas para el Eclipse de jinetes aprendices. Esto no había pasado nunca en la historia, por eso es impresionante e importante, porque cosas como estas dan esperanza a los más jóvenes y sirven de ejemplo”, manifestó el escritor.

Te recomendamos este video 

“Una de las cosas más admirables de estos muchachos es su don de gente. La educación, su formación familiar, es algo bien importante que los ha ayudado mucho a establecerse. Eso es muy, muy, significativo porque resalta que los valores todavía hacen la diferencia. Sin duda, el 2017 fue el año más glorioso para el hipismo puertorriqueño”, sentenció.

Vale la pena señalar que la primera vez que jinetes puertorriqueños dominaron más de un departamentos en las premiaciones del Eclipse fue en 1982, cuando &#39Junior’ Cordero lideró en dinero generado y Alberto Delgado hizo lo propio como aprendiz. Desde entonces, Roberto Rosado (1997), Christian Santiago Reyes (2009), Víctor R. Carrasco (2013) y Luis Ocasio (2016) se sumaron a la lista de aprendices. No obstante, el 25 de enero hay otra cita con la historia.