José Berríos cumplió con su gente, pero nos fuimos a entradas extras

Nadie sabe por qué lo sacaron, pero…

José Orlando Berríos se lo dijo a El Calce antes de treparse a la loma del Estadio Hiram Bithorn: “estoy mentalmente preparado para este momento”. Y así fue, &#39la máquina’ demostró una vez más que está que corta y que para este 2018 está más que ready. 

Y claro, de más está decir que Berríos cumplió ante los 19,537 fanáticos que dijeron presente en el segundo y último día de acción de Grandes Ligas en Borinquen. O sea, el caballito de los Mellizos terminó el juego retirando a 16 bateadores en línea. 

El boricua se bajó de la loma del Bithorn sin decisión luego de siete entradas de puro dominio. El nuestro sirvió un banquete de siete donitas y limitó la ofensiva de los Indios de Cleveland a tres imparables. Asimismo, ponchó a cinco contrarios, incluyendo a sus dos compatriotas Francisco &#39Paquito’ Lindor y Roberto &#39Bebo’ Pérez.

El orgullo de Santa Mónica en Bayamón buscaba su segunda victoria del año en su cuarta salida (2-1). Para que usted tenga una idea de cuán caliente está el brazo de Berríos en esta etapa de la temporada, en las últimas dos salidas el de la ciudad del chicharrón ha sumado 14 entradas en blanco, pues el pasado 12 del corriente también lanzó siete capítulos sin permitir carreras frente a los Medias Blancas de Chicago.

giphy14-269c7673c36eeef3d9943a343cfd4dae.gif

Con su más reciente actuación, Berríos mejoró su efectividad a 1.63. De hecho, de sus 84 envíos al plato, 57 estuvieron en la zona de strike. Ese pareo representa un 68% de lanzamientos en la comida, mismo porcentaje que registraba antes del juego ante los Indios.

Por su parte, el abridor de los Indios, Carlos Carrasco, también se lució desde el montículo. El venezolano, que buscaba su cuarto triunfo consecutivo (3-0), también se despidió sin decisión luego de siete entradas en cero y siete ponches.

Ni Lindor, ni Pérez, ni Eddie Rosario han conectado hits luego de jugarse diez completas.

El juego se fue a entradas extras. Así que pendiente al postre.