Javier Báez, el bate boricua más caliente en el arranque de Grandes Ligas

Javier Báez comenzó esta temporada 2018 en las Grandes Ligas con diez turnos en cero, sin hits. Y en sus primeros diez juegos en la alineación de los Cachorros de Chicago el boricua acumuló nueve ponches. Sin embargo, a casi un mes del inicio de campaña Báez es el pelotero puertorriqueño más caliente con el madero en Las Mayores.

tenor11-e2a22f4e851240e44b832f91858a2170.gif

En sus últimos diez partidos el de Bayamón ha conectado 17 imparables, siete cuadrangulares y ha remolcado 19 carreras. Asimismo, el intermedista de la selección nacional batea para .292 con un porcentaje de llegar a base de .363.

En resumidas cuentas, Báez está que corta. De hecho, esta noche buscará extender a siete su racha de juegos consecutivos conectando —al menos— un indiscutible.

En esa línea, cabe destacar que Báez cerró la semana pasada con promedio de bateo de .480, así como con siete extrabases, tres vuelacercas, siete anotadas y nueve traídas al plato.

De acuerdo con el historiador del béisbol, Ricardo Olivencia, Báez estableció el domingo una nueva marca de carreras remolcadas (21) para un segunda base puertorriqueño durante el mes de abril. En 1992 Roberto Alomar estableció la marca con 19.

No obstante, con el guante la historia no ha sido tan color de rosa para el de la ciudad del chicharrón. A pesar de que el nuestro ha visto acción en los 19 choques de los Cachorros y que suma 139 entradas completas defendiendo la segunda almohadilla, ya son cinco los errores cometidos por "el mago".

javierbaez1-321f40b67840f3a4ed6f583080a4c7e2.jpg

Cabe señalar que Báez también ha visto acción en la inicial y en el campo corto.

Más nombres calientes

Otro que anda calientito en la caja de bateo es el santaisabelino Carlos Correa, quien hasta ayer había sumado 13 sencillos en sus últimos diez juegos. Antes del choque de anoche ante los Angelinos de Los Ángeles, el campo corto de los Astros de Houston sostenía un impresionante promedio de .351 y cuatro jonrones. Además, acumulaba 19 carreras empujadas.

Y si alguien está matando a la defensiva entre los boricuas en lo que va de temporada es precisamente Correa, quien no ha cometido una sola falla en el campo corto en 185.5 entradas jugadas. Hasta ayer la mayor esperanza del béisbol criollo se había combinado en diez ocasiones para completar dobles jugadas y sumaba unas 63 asistencias.

Por su parte, el veterano receptor Yadier Molina también goza de un buen momento en esta primera parte del año en Las Mayores. El capitán de la selección nacional y futura leyenda de los Cardenales de St. Louis batea para .316 y se ha ido para la calle en seis ocasiones. A sus 35 años Molina, que viene de un 2017 impresionante con el bate (18 jonrones y 82 remolcadas), parece decidido a no ceder su titularidad en la receptoría de la novena que busca mantenerse en la cima de la División Central de la Liga Nacional.

040217gifyadiibbmedjtzd81p0-bcccd6c7af0e3b0009527e98e6add63b.gif

Si con el bate Molina está teniendo un buen arranque, sepa que con la trocha el líder del #TeamRubio no ha cometido errores en 20 partidos completos. Molina ha sudado el uniforme en 173.2 entradas y le han estafado cuatro bases. Al momento, no ha eliminado a ningún corredor.

Si bien los bateadores están que arden en esta primera etapa, espere a conocer cómo le va a Edwin &#39Sugar&#39 Díaz. El taponero de los Marineros de Seattle y orgullo infinito del barrio Daguao de Naguabo ha lanzado 10.1 entradas y solo ha concedido una carrera limpia saliendo del bullpen. Díaz ha salvado ocho juegos para bien de los Marineros y solo le han conectado dos indiscutibles.

Y chacho, la dulzura de &#39Sugar&#39 ya va por 19 ponches. Sepa que el naguabeño ha ponchado a por lo menos un bateador por salida. Su porcentaje de lanzamientos en la zona de strike está en un 60% y su efectividad desde el montículo es de solo 0.87.

De manera que los boricuas están haciendo ruido y de qué manera.