Israel lanza misiles a Gaza; deja saldo de 24 muertos

Al garete.

Israel lanzó nuevos bombardeos en Gaza el martes por la mañana, con ataques sobre la vivienda en un rascacielos de un comandante de campo de Hamas y dos túneles excavados por milicianos bajo la frontera. Hamas y otros grupos armados lanzaron docenas de cohetes a Israel, en una escalada de la violencia tras semanas de crecientes tensiones en la disputada Jerusalén.

El martes los servicios de rescate israelíes informaron que dos mujeres murieron por un ataque con cohetes en el sur de Israel.

Las dos mujeres fallecieron en ataques separados, debido a cohetes que cayeron sobre viviendas.

Una de las mujeres tenía 80 años de edad, reportó la prensa local.

Desde el anochecer del lunes, cuando se desataron los combates transfronterizos, 24 palestinos -incluidos nueve niños- murieron en Gaza, la mayoría en ataques aéreos, según responsables sanitarios en Gaza. El Ejército Israelí dijo que 15 de los muertos eran milicianos. En ese periodo, los milicianos gazatíes lanzaron más de 250 cohetes hacia Israel que hirieron a seis civiles israelíes.

Las hostilidades no daban visos de remitir. El jefe del Estado Mayor israelí había ordenado reforzar las tropas en el sur del país, según el Ejército. El ministro de Defensa, Benny Gantz, ha ordenado movilizar a 5.000 soldados en la reserva para ampliar la campaña “y dar más profundidad al frente de defensa nacional”.

Los enfrentamientos entre palestinos y fuerzas de seguridad israelíes habían comenzado el lunes por la mañana, sobre todo en Jerusalén pero también en Cisjordania. Más de 700 palestinos resultaron heridos, de los que casi 500 fueron atendidos en hospitales.

En un indicio de que la inestabilidad se expandía, cientos de residentes de comunidades árabes en todo Israel celebraron manifestaciones por la noche en protesta por la situación en Jerusalén, en una de las mayores protestas de ciudadanos palestinos en Israel en los últimos años.

Como en brotes anteriores de violencia, los altercados comenzaron por reclamaciones contrapuestas sobre Jerusalén, donde hay importantes lugares sagrados del islam, el judaísmo y el cristianismo.