Inspeccionarán condiciones del Bosque Seco de Guánica

bosquesecoguanica501392513-4aacc28bd8162b216ac8614ce931dbc8.jpg

La Comisión de Recursos Naturales y Ambientales del Senado, presidida por el legislador Cirilo Tirado, llevará a cabo mañana martes una inspección ocular en el Bosque Seco de Guánica, al amparo de la Resolución del Senado 892, que dispone realizar una investigación sobre el estado de situación de dicho bosque, designado reserva forestal en 1919 y Reserva de la Biósfera de las Naciones Unidas en 1981.

“Esta región es considerada como el mejor ejemplo de bosque seco en el área del Caribe y vamos a ver en detalle en qué condiciones está y qué podemos hacer para que se mantenga en estado óptimo”, detalló el senador Tirado.

“También vamos a considerar los reclamos de un grupo de ciudadanos que se opone a la construcción de una estructura para colocar una antena de una red de comunicaciones entre áreas naturales, que se está llevando a cabo dentro del Bosque Seco de Guánica. Los ciudadanos han advertido sobre un impacto sobre áreas naturales”, señaló el legislador.

La Resolución 892, autoría del senador Martín Vargas Morales, ordena como parte de la investigación el estado de recursos humanos asignados al Bosque, así como su seguridad, manejo de desperdicios y delimitación territorial.

14965610422b3b2eb84db-4fdde950f89531908eb3db04857cd430.jpg

“El Bosque Seco de Guánica es más que un tesoro de Puerto Rico; es un patrimonio de la humanidad. Es sumamente importante que conservemos su estado natural, en balance con las necesidades turísticas”, explicó Vargas Morales.

El bosque tiene una extensión de 11 mil cuerdas en los municipios de Yauco, Peñuelas, Guayanilla, Ponce, Guánica y varios islotes en ocho millas náuticas y 21 kilómetros de costa. Se estima que allí habitan más de 150 especies de aves, además de centenares de plantas y árboles.

Entre las que anidan en el bosque resaltan el guabairo, pájaro bobo, san pedrito, jilguero y ruiseñor. De la flora abundan los árboles de guayacán, palo de rosa, violetas, alelí, túa túa y muchas variedades de cactus.

Una de las principales razones para designar el bosque como reserva biosférica internacional es la versatilidad de sus ecosistemas, que van desde árboles siempre verdes y algas marinas hasta cactus en lugares montañosos, llanos y marinos.